Con un vaso de whisky

Reino y República

Libro Primero

En la frontera


XXXIII
¿No oír? ¿Cuándo había ruido por doquier? Crecía
como un repique de campanas. En mis oídos, nombres
de todos los aventureros extraviados, pares míos.
Qué fuerte había sido uno, y otro audaz, y otro
afortunado; ¡sin embargo, cuánto hacía que todos estaban
perdidos! ¡Todos! Dobló en un instante el dolor de años

XXXIV
Allí se alzaban, en línea en las laderas, reunidos
para verme por postrera vez, ¡marco viviente para
un último retrato! En medio de una cortina de llamas los vi
y a todos los reconocí. Y, no obstante, sin arrendarme,
me llevé la trompa a los labios y soplé.
Childe Roland a la Torre Oscura fue.

Robert Browning

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: