Con un vaso de whisky

abril 25, 2015

Dando palos de ciego

Filed under: Divagaciones — conunvasodewhisky @ 4:39 pm
Tags: , , ,

     Vaya por delante, el mérito del ingenioso título no es mío, sino de un amigo el cual, viendo un capítulo de la Daredevil de Netflix, aseveró: “Esta serie da un nuevo sentido a lo de dar palos de ciego”. Y tenía razón.

       ¿Es una serie de las Imprescindibles? No, es verdad. ¿Es una serie de las Muy Recomendables? Sí, sin ninguna duda. ¿La disfrutarán más quienes hayan leído unos cuantos cómics del Hombre sin Miedo? Seguramente. ¿Es tierra prohibida para quienes no tengan ni idea de quién es Mr Murdock? En modo alguno. ¿Merece la pena que usted, querido lector, dedique trece horas a su primera temporada? Yo se lo recomiendo vivamente.

      “Daredevil” es una serie de la que puedo decir lo mismo que digo sobre casi todas las de la BBC. Está bien dirigida, bien escrita, bien interpretada. Son muchos “bien”, éstos. La serie tiene a gente de talento detrás de las cámaras. Saben rodar una escena intimista, un diálogo, un soliloquio de un personaje principal o una escena silenciosa. Saben emplear con acierto la acción cuando toca y la calma cuando se tercia. Porque esta es una serie de acción, de intriga, un thriller mezclado con género negro, artes marciales e introspección. Y, encima, es terriblemente entretenida.

daredevil-netflix-battlin-jack-murphy

       Matt Murdock y su alter ego de traje rojo eran de mis personajes favoritos de la Marvel. Admito que mi infancia no fue muy marveliana. Pero un crío que se queda ciego, desarrolla unos poderes limitados (unos sentidos naturales agudísimos hasta lo increíble), se parte el culo entrenando bajo la mano de hierro de un instructor severo, se parte otra vez el culo estudiando derecho, funda con su amigo un bufete que emplea la ley en favor de los débiles, se enfunda en un traje demoníaco para defender a esos mismos débiles y arrastra unos dilemas morales de cuidado por todo ello, caramba. Esto es un personaje que tiene potencial. Y justifica unas historias urbanas, en una Nueva York sucia, desagradable, real, humana, muy jugosas.

       La serie tenía que saber plasmar esa riqueza. Sentía miedo antes de verla, porque recordaba la espantosa película protagonizada por Ben Affleck, Pero no. Esta vez lo han sabido hacer. Han agarrado “El Hombre sin Miedo”, de Miller, entre otros, los han estudiado bien, se han empapado y han logrado una serie notable, una adaptación más que digna. Es la mejor serie de superhéroes hecha hasta la fecha y es, al margen de géneros, una respetable serie en esta época llena de series que merecen la atención.

daredevil-nelson-and-murdock-law-office_0-615x342

      Serie además muy astuta. Como escribe Sepinwall, varía su estructura, su punto de vista, en cada capítulo, a fin de huir de la monotonía. No hay un caso que llene cada capítulo, con una trama de fondo más amplia. Ciertamente hay tramas autoconclusivas y subtramas secundarias, pero se engarzan de modo lógico con la gran trama, la lucha entre dos hombres por el alma de la Cocina del Infierno.

        Me temo que algún spoiler se me colará, a partir de aquí.

        No hay ni pornografía de la violencia ni huida de la misma. En “Daredevil” hay acción, pero es una acción violenta, no banal. Murdock se mete en peleas, recibe de lo lindo y, no sólo eso, sufre las secuelas de sus heridas. No es un superhéroe que acabe con una veintena de matones sin despeinarse, sino que termina agotado, ensangrentado, medio grogui, tras los asaltos. Los criminales con los que se enfrenta con turbios, sus métodos, brutales. Cuando los rusos torturan a Claire para sacarle información no tiene pinta de que hagan un paripé. Y las reacciones de Claire al ser liberada, encajan con las de una víctima de semejante trauma.

      Cuando una serie tiene una buena historia que además se basa en unos buenos personajes, interpretados por actores bien escogidos, bingo. Y tenemos aquí bingo completo.

Charlie Cox shooting the 'Daredevil' TV series

       Charlie Cox me convenció desde el primer segundo como este abogado de raíces irlandesas (le recordaba bien de Boardwalk Empire, aunque allí interpretaba aun irlandés muy distinto). Altruista sin ser estomagante, torturado sin ser cansino, Murdock es una contradicción andante. El custodio de la Ley que se la salta cada vez que se pone la máscara (algunas de sus actuaciones son moralmente repugnantes, sin paliativos); el hombre que no tiene miedo, pero que vacila, porque cruza líneas para conseguir el fin que considera bueno, temiendo perderse en el camino (en este sentido, el irónico sacerdote al que da vida Peter MacRobbie y sus charlas con el reluctante Murdock son uno de los aciertos de la serie). El hombre sin padre, pues el natural murió y el putativo lo abandonó y que se refugia en sus amigos, a los que miente de modo sistemático. Todo eso está en la serie y Cox lo encarna con naturalidad. Además de dar unas hostias como panes.

matt-murdock-jeune-daredevil-netflix-stick-pix-geeks

        Los flashbacks a la infancia de Matt están empleados con mesura. El Matt crío es muy creíble y sus escenas tanto con su padre natural y, luego, con su bronco maestro, dan espesor al personaje, Además, sirven para ir suministrando información suficiente sobre los orígenes del héroe sin tener que pasar por toda una sucesión de capítulos, por así decir “originarios”. Daredevil, como tal, tarda en aparecer, pero el Hombre de la Máscara es ya un vigilante y Matt emplea sus habilidades únicas desde el primer segundo.

matt-foggy-and-karen-meet-daredevil

    En el lado positivo, Matt está bien flanqueado. Foggy Nelson y Karen Page son inmediatamente reconocibles en Elden Henson y Deborah Ann Wall. Son personajes por derecho, con sus propias aristas y la serie no duda en darles cancha. La noche de parranda de Karen y Foggy ocupa un buen trozo de episodio, estrecha sus lazos y los vuelve mucho más estimables para el espectador. Karen y Foggy tienen su particular relación, igual que Matt y Karen o Foggy y Matt. Y esas tres son diferentes de la relación grupal. Eso es complicado de conseguir sin lastrar las tramas; se consigue.

   Ben Urich (un solvente Vondie Curtis-Hall) puede parecer un poco arquetípico, el veterano periodista de investigación, íntegro y marginado, pero funciona. Usar a Karen como nexo de unión entre Ben y Matt/Daredevil, al menos durante un tiempo, fue una decisión astuta, que aumentó la sensación coral de esta serie. Esta trama de investigación tiene un sabor que recuerda mucho a “El informe pelícano” o incluso a “Todos los hombres del presidente”. No es un gusto desagradable.

Screen-Shot-2015-04-12-at-3-42-26-PM

       Claro que una historia es tan buena como su villano. Aquí “Daredevil” se la jugaba. Porque el villano del cómic era, quizás, el más grande villano que alguna vez haya dado Marvel. Kingpin. Wilson Fisk.

kingpin-500x267

        Fisk fue uno de los motivos principales por los cuales el cómic de Daredevil me encantaba. Me entusiasmaba que, en una ciudad de tipos con capa que derrotaban a puñetazos a malvados capaces de hacer fosfatina continentes enteros, un hombre había alcanzado la cúspide del poder por su astucia, inteligencia, falta de escrúpulos y, eso sí, una descomunal fuerza física, pero fruto, como la de su rival, del esfuerzo, no de un accidente atómico. Kingpin era el titiritero en las sombras que, en caso de necesidad, puede defenderse a golpes sin problemas. Si el Fisk de la serie no era adecuado, la obra se resentiría hasta lo insalvable.

       Entonces vi a Vicent D´Onofrio (¡ay, Recluta Patoso!) y supe que había triunfo. Está inmenso. ¡Esa peculiar dicción, ese lenguaje corporal, esos silencios! Bien rodeado, como el héroe, de un séquito negativo. Sus aliados en el crimen son, cada uno a su manera, dignos de atención (en especial la siniestra madame Gao). Y sus dos pilares, Vanessa (Ayelet Zurer) y Wesley (Toby Leonard Moore). Fisk es, siempre y sin embargo, el Archienemigo.

daredevil-netflix-shadows-of-the-glass-fisk-and-wesley

       No es un malvado, punto, sin más. Es un hombre con un sueño para su ciudad. Matt es tentado de manera permanente con el fin-justifica-los-medios. Fisk ha asumido ese principio. Su sueño es distinto del de Matt, pero está igualmente convencido de que es merecedor de cualquier sacrificio. No es ya el amo indiscutible del crimen, sino que tiene que pelear con facciones, y un luchador siempre logra la simpatía de, al menos, parte del público. El Fisk de la serie es más sombrío, más hermético que el hábil manipulador que recuerdo de los cómics, pero no es menos astuto, como demuestra su osada salida desde las sombras al reconocimiento público, en un movimiento que desbarata la táctica de los héroes.

         Además, más inteligente aún, es un humano con afectos. No hay duda, Fisk ama apasionadamente a Vanessa (un detal le sacado de los comics, por ejemplo, como “Love and War”) y siente una tímida estima por su asistente, el magnífico y reptiliano Wesley (otro hallazgo, al cual se le hace cometer un fallo bastante incomprensible al final de la temporada). Lo que es definitivo es la reciprocidad: Vanessa también ama a Wilson; Wesley es leal hasta el tuétano con Fisk. El Enemigo es capaz de amar y ser amado, de sentir e inspirar confianza. Eso es un malvado mil veces más interesante que un simple mafioso codicioso o un fanático. Encarnaciones del Mal puras, unas pocas selectas. No todos los antagonistas tienen que ser el Joker.

Daredevil_Wilson_and_Vanessa2-600x338

      La evolución de Fisk concluye en un excelente monólogo en el último capítulo. Glosando la parábola del buen samaritano, el señor del crimen (nunca se le nombra como en los cómics, Kingpin, quitándole así el aura no deseada de supervillano) se reconoce al fin como lo que es: no el héroe de su propia historia, ni siquiera los personajes negativos por omisión, el sacerdote, el levita, sino la fuerza del mal, la violencia criminal.

        Así que, al fin, los tenemos. Un vigilante en lucha consigo mismo y una potencia maligna humana. Bien escoltados (y aún quedan caras por ver, esa novia griega, tal vez) por secundarios capaces, guiones pulidos y pericia técnica. La pelea promete.

daredevil-la-mente-de-wilson-fisk-kingpin-2

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.