Con un vaso de whisky

julio 22, 2016

Hundidos en el Pozo

Filed under: Divagaciones — conunvasodewhisky @ 4:22 pm
Tags: , , ,

 

            Nunca dejarás Harlan con vida era la sentencia inexorable que traspasaba las temporadas de “Justified”. Y aun cuando en ocasiones Rylan Givens o Boyd Crowder parecían estar rozando el pomo de la salida, terminaban arrastrados de vuelta al condado implacable de Kentucky, igual que sus aliados, amigos o adversarios. Cambien Harlan por Birmingham, por la parte más tenebrosa de la ciudad, y en igual situación está Thomas Shelby.

14284

            La huida del Pozo es la constante en las por ahora tres temporadas de esta magnífica serie (revisé aquí la primera y aquí la segunda). Thomas, Polly, Arthur, Grace, Campbell… de un modo u otro, todos trataban de escapar de pozos interiores o del gran Pozo. Todos fracasan. En este sentido, hay un cierto parecido entre “Peaky Blinders” y “The Wire”. Los habitantes de Baltimore, como los de Birmingham, son libres hasta cierto punto, pero sólo hasta cierto punto. La irónica pregunta de Lenin sobre las libertades formales de la clase obrera (Libertad, ¿para qué?) no es impertinente ni en Baltimore ni en Birmingham. La herencia social y familiar, la clase social y, también, sin duda, las propias decisiones, forman una malla que es muy difícil de romper. Mister Solomons, ese hallazgo de personaje (¡qué actorazo es Tom Hardy!), se lo recuerda a Thomas Shelby como si fuera un profeta del Antiguo Testamento, aunque usando una cita del nuevo: quien a espada vive, a espada morirá. Otro día, si quieren, discutimos por qué este aforismo evangélico es más bien una astuta defensa de la no violencia, más que una apología de la pena de muerte, como han querido ver muchas personas, sin duda muy razonables en otros aspectos de sus vidas.

            Desde el punto de vista formal, esta tercera temporada de “Peaky Blinders” no mantiene lo logrado anteriormente: lo supera. Escena tras escena, secuencia tras secuencia. Fotografía de matrícula de honor. Encuadres de matrícula de honor. Banda sonora de matrícula de honor. Parece a ratos que cada fotograma es un cuadro. La dirección y las actuaciones son, como siempre, excelentes. La trama y el desarrollo de personajes tienen, como siempre, mucho que escutar. Vamos con ello.

4284

            Al finalizar la segunda temporada, Thomas puede sentirse bastante seguro de su posición. Cuando comienza la tercera temporada, desde luego, parece que el imperio de los Shelby nunca ha sido más fuerte. Se podrían hacer paralelismos justos entre don Vito Corleone y Thomas, aunque también con Michael Corelone. Thomas, seguramente, es al tiempo Vito y Michael. Sus redes criminales son indiscutidas en su ciudad y se extienden hasta Londres, donde mantiene una tregua con las facciones que tanta guerra le dieron en el pasado. Tiene a la mujer que ama y, como anunció, se va a casar con ella. Es saludado por la sociedad bien de Birmingham, la Policía responde ante él, los servidores públicos se inclinan ante su paso, controla los negocios ilegales y legales. Es el amo. Cualquiera diría que ha ganado la partida.

            Pero Shelby debe su vida a Mr Wiston Chruchill. Y aunque los conservadores ya no estén en  Downing Street, los servicios secretos de Su Graciosa Majestad tienen apéndices oscuros. Y Thomas Shelby les será de utilidad.

            A partir de aquí, spoilers.

Peaky-Blinders-Season-3-Episode-5-3-f10a

            Esta tercera temporada se parece bastante, en cuanto a estructura de trama, a la primera. Como en aquella, hay un interés común a varias facciones y los Shelby están en el centro de la madeja. Los soviéticos, los rusos blancos en el exilio y los siniestros Odd Fellows, una especie de para-espías ultraconservadores, decididos a continuar la guerra subterránea contra la Unión Soviética, pese a que el Gobierno del momento no esté por la labor. Como en aquella, Thomas tiene que danzar con todas las facciones, tender redes, mover hilos, servir a unos y a otros, mientras en realidad sólo se sirve a sí mismo.

            Hay un detalle significativamente distinto entre la presente temporada y las previas: la ausencia de un antagonista principal. Cierto que había en aquellas y hay en esta múltiples adversarios. Pero tanto en la primera como en la segunda, el despiadado Inspector Campbell era el enemigo número uno, tanto pragmática como dramáticamente. La lucha a muerte entre Thomas y Campbell, en una relación de enemigos íntimos donde no había cabida para ningún respeto mutuo, era uno de los elementos que más me gustan de los doce  primeros capítulos de la serie.

            Campbell, sin embargo, cayó muerto en efecto por los disparos de Tía Polly, así que no tenemos a Sam Neill para darle la réplica a Cillian Murphy. Su plausible sustituto sería el Padre Hughes (Paddy Considine). Podría haber sido un villano de respeto (asumamos que Thomas es un héroe-villano, moralmente reprobable, pero seductor e irresistible en su carisma negativo). Desde luego, este cura y la organización a la que pertenece ponen en serios aprietos a Thomas. De hecho, nunca había visto a Shelby tan cerca de la derrota, de la ruina, no sólo como poder fáctico, sino interior: en los últimos capítulos, Thomas está desquiciado, recibiendo golpes de todas partes. Y si bien logra derrotar a sus enemigos, la victoria es más bien pírrica.

            Con todo y con eso, no pasará el Padre Hughes a mi lista de antagonistas memorables. Con ciertos cambios de detalle, hubiera podido ser una suerte de Gatehouse, a primera vista un hombre sombrío y discreto que en medio segundo pasa a convertirse en un Poder de las Tinieblas. Pero se quedó en un malo de segunda fila, pese a ciertas escenas poderosas, como ese perverso y falso acto de contrición que fuerza a recitar a Thomas en una cena. Incluso la clara insinuación a que se trataría de un pederasta me sonó artificioso, más un cliché (dramático, entiéndaseme y no se saquen de contexto esta afirmación) que un rasgo definido que hiciese más perverso, repugnante u odioso al personaje. Aparte que dicha insinuación se hace en referencia a Michael, el hijo de Polly, un tipo extraordinariamente cansino que sólo tuvo su gracia como instrumento para explorar a su madre y que ha sobrevivido a toda utilidad.

10918625-low_res-peaky-blinders-3-1730x1024

            La otra facción adversaria, los rusos blancos, es más pintoresca. Más que blancos, se puede decir, como en “Casablanca”, que son rusos locos. Los Odd Fellow son despiadados y eficaces. Los rusos son crueles y están como una manada de cabras, como puede atestiguar el agente de los Shelby en sus filas. El duque es un cero a la izquierda. La duquesa y su hija son otra historia. Sobre todo, la hija, la Princesa Tatiana. Sus juegos sádicos, eróticos y psicológicos, con Thomas son lo más perturbador de esta temporada. Thomas tiene un laberinto por cerebro y en los aspectos emocionales resulta un personaje muy interesante: un hombre traumatizado por la guerra, ferozmente leal a su familia, como cabeza de la misma, con una capacidad de amar custodiada por su raciocinio implacable que ha sido, parece, devastada de una vez para siempre en esta ocasión. Y es ahí donde Tatiana ataca: golpea en ese amor dolorido para tratar de destruir la razón y arrastrar a Thomas a un caos enloquecido. En la noche que pasan juntos en la casi vacía mansión de Thomas o en la orgía chiflada en la casa de los aristócratas parece a ratos que lo consigue. Pero Thomas, autocrático, no permite que nadie tenga tanto poder sobre él y logra sobreponerse, por muchas cicatrices que la lucha le suponga.

            Porque Thomas encuentra apoyo en la familia. Se lo dijo a Campbell, en una de sus envenenadas conversaciones. A la muy sagaz apreciación del policía (Odiamos a la gente y, a cambio, la gente nos odia. Y nos teme. [… ]Los hombres como nosotros, señor Shelby, siempre estaremos solos. Y el amor que consigamos, tendremos que pagar por él) replica con un casi orgulloso Olvida, Inspector, que tengo a mi familia. Esa familia que quizás ya no sea tal. La base del poder de Thomas se está resquebrajando.

WeddingPhoto2

            Grace, el amor de su vida, le es arrebatado. La muerte de Grace fue una sorpresa. Hunde a Thomas en una tenebrosa melancolía que tiene su importancia en el desarrollo de los acontecimientos. Sin embargo, no me desdigo de mi opinión cuando vi reaparecer a la ex espía en la anterior temporada: creo que Grace debería haber muerto a manos de Campbell. Hubiera sido una muerte más redonda, con implicaciones mayores para ese triángulo trágico, más devastador para todos. El fantasma de Grace, y eso se ha demostrado este año, ha resultado más poderoso que la Grace viva, más allá de la primera temporada. También es verdad que, por estar viva al principio, pudimos ver la boda con Thomas, una de las mejores bodas de televisión o el cine.

            ¿Y qué pasa con el núcleo familiar? Arthur se está alejando. Vaya personaje, el de Arthur. Ha pasado de rencoroso hermano mayor ante un hermano más joven, inteligente y hábil que él, a perro fiel y, por fin, a recorrer el tortuoso camino del arrepentimiento. ¿Recuerdan la terrible escena en la que la madre de una de sus víctimas le escupía todo su desprecio? Arthur se arrastra tratando de escapar del Pozo. Pero la familia le impone obligaciones y, aunque desgarrado por dentro, Arthur cumple, por devastadoras que sean las consecuencias. John, más simple, también empieza  dar señales de rebeldía. Michael, el cansino, no se resigna a su papel a lo Tom Hagen (sería tentador aunque inexacto ver a Arthur y John como los Sonny y Fredo de los Shelby) y se empeña en meterse en la parte turbia de los negocios, lo que causa tensiones con el otro gran cerebro de los Shelby, la Tía Polly.

Peaky-Blinders-Season-3-Episode-4-37-7494

            Y la Tía Polly también trata de salir del Pozo. Lo intentó ya a través de su hijo perdido y encontrado. Pero ahora ve que lo está perdiendo de nuevo, tal vez por tratar de agarrarlo demasiado fuerte. Así que busca otra salida en el amor de un hombre ajeno a su mundo, un amor que es, o tal vez no, sólo un espejismo y que la hunde de nuevo en el Pozo. Thomas sabe clavar el cuchillo hasta la empuñadura cuando quiere y con Polly además, retuerce la hoja en la herida. Sólo con Ava, la Shelby que está pero a la vez no, la única que ha logrado medio escapar, aunque no del todo, veo a Polly en paz y tranquila.

            Hablando de las mujeres Shelby, qué lástima que esta temporada haya desaprovechado una línea argumental muy sugestiva. Hubiera visto con mucho gusto la reacción de los hombres Shelby, no muy brillantes más allá de Thomas, ante una rebelión sufragista en sus filas. Porque las mujeres (Esme aparte) de esta familia son considerablemente más inteligentes y resolutivas que los varones; como repite Tía Polly, ellas mantuvieron el negocio durante la Guerra y ya me gustaría ver cómo se las arreglaba incluso Thomas sin ellas. El momento en que Polly, Linda, Esme y Lizzie salen a unirse a la manifestación feminista es grande. Merecía más desarrollo. Ojo a Lizzie, además, a su cambio de mujer despreciada en un inicio a trabajadora discreta, con un gesto de enorme dignidad en la última escena del último capítulo, al rechazar, con fría rabia, el dinero con el que Thomas está comprando a toda su familia.

03

            Y así llegamos a ese final. Menudo final. Un final muy Michael Corleone. Sí, Thomas, ha derrotado al Padre Hughes y se ha librado de los rusos. Pero los Odd Fellows son poderosos y para protegerse de ellos, Thomas, el jugador reptiliano, tiene que pactar. Y este pacto, esta vez, arrastra a su familia. Tal vez, no lo dudo, Thomas haya elegido el menor de los males posibles. Tal vez, no lo dudo, haya protegido su familia como ha podido. Pero esa última conversación familiar olía a disolución. Y la abrupta irrupción de las consecuencias del pacto deja a Thomas solo. Completamente solo. Campbell estará riéndose en el infierno.

landscape-1465483751-peaky-blinders-series-3-episode-6-1

            El Pozo no deja escapar a sus moradores. Y nosotros, desde luego, volveremos a él, hundidos con Thomas hasta el cuello.

 

Anuncios

diciembre 27, 2014

Trepando el Pozo

 

            Birmingham nos ha dado la bienvenida, una vez más. Thomas Shelby, junto con su clan, nos ha recibido entre balas, whisky, apuestas, intrigas y pasiones. A lo que parece, aún podremos regresar a los dominios de los Peaky Blinders una tercera vez, al menos. Lo cual me llena de perverso regocijo. Porque tiene que ser perverso el placer que uno obtiene visitando este Pozo temible. No por ello menos real.

7022528-low_res-

            He disfrutado mucho de esta segunda temporada de Peaky Blinders. Después de la descomunal primera temporada (hablamos de ella aquí), sentía una gran expectación. Que aquellos que no los hayan paladeado lo tengan claro: estos nuevos seis episodios merecen con creces ser vistos luego del primer visionado. Esto es, la BBC lo ha vuelto a conseguir. Ahora bien, y esto debo también dejarlo claro, considero que la segunda temporada no ha logrado superar, ni tan siquiera estar al mismo nivel, de la primera. Si les ayudan las notas escolares, la primera temporada rozaba el 10. Esta se queda entre el 8 y el 9.

            Los porqués los desarrollaré más abajo, ya que me obligarán a destripar en parte la trama. Los apartados formales y cinematográficos que en la primera eran de matrícula, aquí siguen siéndolo. La fotografía es magnífica, la ambientación, inmejorable. Birmingham sigue siendo la pesadillesca ciudad industrial de principios de siglo XX, y con ella se nos ofrecen unas visitas al submundo criminal londinense que le dejan a uno salivando. Los directores saben dar un ritmo pausado, letárgico, cuando conviene, y endiabladamente rápido, cuando es preciso (el asalto a la elegante sala de noche en Londres es brillante). Del mismo modo, el inteligentísimo empleo de la música, con canciones décadas posteriores a la época de la acción que quedan engarzadas sin fisuras, vuelve a ser marca de esta casa. “The Red Right Hand”, el tema principal, se escucha en varias versiones, cada cual adecuada para su momento.

Peaky-Blinders-S2-episode-3-03

            Los actores siguen demostrando que quien se encarga de los castings británicos no falla casi nunca. Cillian Murphy repite su, para mí, papel de una vida. Sam Neill, sigue a la altura como su antagonista. Paul Anderson se come ciertas escenas como el pobre Arthur. Helen McCroy es una señora actriz. Entre las caras nuevas, mi favorita de largo es la barbuda de Tom Hardy, dando vida al genial gangster hebreo de voz gutural Mister Solomons.

            En resumen, para lo que no hayan disfrutado de esta segunda incursión en las movedizas arenas del crimen organizado y de las cloacas del Estado de entreguerras: están tardando.

            Entonces, ¿por qué no me ha parecido tan redonda? Veamos. A partir de aquí, spoilers.

Peaky-Blinders-Series-2-Episode-4-1

            La primera temporada acabó con uno de los mejores cliffhangers que yo recuerdo. Esta segunda temporada empieza resolviéndolo. He de confesar que yo estaba convencido de que el Inspector Campbell había ejecutado a sangre fría a Grace. Me sorprendió que fuera ella quien dejara fuera de combate a su antiguo superior. Y, después, Steven Knight y los suyos nos llevan dos años al futuro.

            Nos encontramos con una familia que ya controla lo legal y lo ilegal. El imperio de los Peaky Blinders es absoluto en Birmingham. Por ello, Thomas, el intrigante Thomas, el calculador Thomas, tiene sus ojos puestos en Londres, donde hay una guerra entre facciones. De sus viejos enemigos, ya pocos le pueden causar problemas: los comunistas no son ya una fuerza (la muerte de Freddie Thorne, ignoro si precisa por otros motivos, entierra en la serie esta facción). La policía está de nuevo a sueldo. La caída del “rey” Billy Kimber le ha dejado sin rivales en el submundo (por cierto, ¿qué habrá sido del contable o abogado de Kimber, esa especie de eminencia gris que parecía entenderse tan bien con Thomas?). Sólo los fenianos, parece, son una amenaza.

1351_PB2_26April14_DH6A5914

            Thomas se ve envuelto, sin embargo, pronto en una intriga ajena. Los irlandeses pro tratado, en amarga guerra civil contra aquellos que lo rechazan (excurso, Murphy está magnífico en “El viento que agita la cebada”, una película, justamente, sobre dos hermanos irlandeses en bandos opuestos en esta guerra), colaboran con los servicios secretos británicos en un asesinato que les beneficiará a ambos. Pero quieren a un tercero para ejecutarlo. El elegido es Shelby. Y esa elección viene del ahora mayor Chester Campbell, quien, pese a cojo, ha sobrevivido al disparo de Grace y ha ascendido en la jerarquía.

            Tenemos así dos tramas de relaciones triangulares. La criminal, entre los Shelby, Solomons (lo repito, un personaje genial, sus encuentros con Thomas son de lo mejor de esta temporada) y Sabini. Éste mafioso italiano es el punto débil de esta trama; me resultó una versión de Kimber con más manierismos y menos gracia. La de espionaje, entre Campbell, los irlandeses y Thomas. A ello hay que sumar otro triángulo: el formado por Polly, su rencontrado hijo Michael y el resto de la familia, mientras Michael se ve atraído irresistiblemente y de muy buena gana por el carisma negativo de Thomas y el aura de poder, emoción y violencia del clan. Y otros dos más, el de amor formado por Thomas, Grace y May; el de odio, formado por Thomas, Campbell y Grace. Mucho triángulo.

Peaky-Blinders-1

            Antes de seguir, ya que lo he comentado al referirme a Michael, un apunte sobre el enfoque romántico del criminal. Sin duda alguna, “Peaky Blinders” presenta un enfoque hasta cierto punto complaciente con este grupo de criminales. Nos caen bien, nos gustan estéticamente, son los protagonistas de la función. No tanto los héroes. La serie tiene bien cuidado de no endulzarnos sus salvajadas, su violencia cruel. Por si a alguien aún se siente tentado a pensar como el joven Michael, ahí tenemos la estremecedora escena entre Arthur, ahogando en licor y droga el odio que siente por sí mismo, y la madre del muchacho al que mató a puñetazos. Creo que esa señora es el único personaje que se opone a los Shelby sin más fuerza que la moral; y el que pierde, a ojos del espectador, es Arthur.

            Todos estos triángulos tienen elementos de respeto. Pero son tantos, que no hay tiempo para todo y unos ceden terreno a otros. Uno de los más importantes, en principio, la trama de asesinato político, queda muy oscurecida por todos los demás. Apenas se da un par de escenas a los irlandeses (buenas escenas, eso sí) y el duelo entre Thomas y Campbell queda demasiado enfocado, creo, en el triángulo emocional. Volveré sobre ello en un momento. El criminal, en cambio, está brillantemente desarrollado. Por astuto que sea Thomas, se las ve con individuos crueles, despiadados y también inteligentes, que le ponen contra las cuerdas en más de una ocasión.

54536edca0294

            El triángulo amoroso es el flojo. Aunque siempre es agradable ver actuar a Annabelle Wallis, Grace, en tanto personaje, me pareció descartado al final de la anterior temporada. Viva o muerta, tenía más fuerza como fantasma que obsesionaba a los dos viejos enemigos que como amante de uno de ellos en carne y hueso. En cuanto a May, podía tener su sentido como pasatiempo de Thomas; no me creí que el gélido líder de los Peaky Blinders, con su amada clavada como un aguijón en su espíritu, aceptase con tanta alegría una sustituta. Con todo, su único encuentro en las carreras deja un regusto agrio en Grace, lo cual es de agradecer.

            El triángulo del odio. O sea, el duelo a muerte entre Campbell y Thomas. Ya en la anterior temporada el mutuo desprecio entre estos personajes y su colaboración obligatoria, daba pie a momentos bien jugosos. En esta temporada, el juego ha sido más turbio. Mientras que en la anterior partida Campbell tenía como primer objetivo la misión y hacerle la puñeta a Thomas venía a ser un extra, en esta el mayor está entregado a sus oscuras pasiones. Ése es el punto de diferencia entre ambos. Sí, se odian, como se escupen en su última, sarcástica conversación, (que los iguala más de lo que ambos querrían) pero Thomas controla ese odio, no deja que ponga en peligro sus proyectos, mientras que Campbell (despiadado y maquinador como es) permite que sus ansias de revancha le nublen el juicio. Resulta curioso cómo se ha oscurecido a Campbell. El honesto y duro policía, para quien los fines de la Corona justificaban todos los medios, se ha convertido en un individuo aún más turbio: su tortura de Michael y la violación a Polly sólo buscan hacer daño a Thomas, a los suyos. Ni por un momento (como tampoco Polly, parece) me resultó creíble esa supuesta confesión in articulo mortis. Ni el viejo Chester lo diría con sinceridad, casi seguro

            El otro gran problema de la temporada, que se une a este abigarramiento de tramas, es la falta de un hilo de plata. Las distintas intrigas de la primera temporada se enroscaban alrededor de un eje común: las armas robadas. Eran el macguffin, pero un macguffin muy útil, el oro del Rin que podía dar a Thomas el poder para alzarse o condenarle a caer. En esta temporada no había nada que sirviera de mortero para soldar las distintas piezas. Lo único, la propia capacidad de Thomas para enlazar su misión como reluctante asesino y sus objetivos particulares como mafioso. Siendo Thomas quien es, logra el éxito en el frenético último capítulo. Pero es demasiado poco, no da a los seis episodios de una cierta unidad que me resultaba un gran activo en la primera tanda.

Episode 3

            Algo hay en común a los personajes: tratan todos de salir del Pozo. Thomas quiere extender su influencia y llegar a ser un miembro respetable de la sociedad, intocable por la Ley. Campbell quiere destruirle, para exorcizar sus fantasmas, para salir de su propia cárcel de rencor. Polly quiere salir de su vida pasada a través de su hijo. Arthur no encuentra más salida que embrutecerse con estupefacientes. En el fondo, todos ellos seguirán dentro del pozo, por mucho que se esfuercen. Sólo Ada se ha liberado y, por ello, tampoco tiene apenas peso en la historia.

            En cuanto al final, en un principio reaccioné con cierto disgusto. Me parecía un tanto tramposo. Pero luego aprecié su ironía. Campbell y Thomas han estado peleando bajo la lupa del gran intrigante, un tortuoso Winston Churchill. Ha concedido ventaja a uno u otro contendiente según le interesaba y siempre velando por sus propios fines. Si, en última instancia, desbarata el plan de venganza urdido por su servidor, actuando como una suerte de deus ex machina, lo hace porque Thomas Shelby puede ser un peón útil.

Peaky Blinders 2x06 Tommy vs Campbell

            Sí, Thomas ha sobrevivido y sus enemigos han caído (parece, aunque ese Campbell tiene la piel dura). Su imperio ya llega a Londres. Está saliendo del Pozo y el futuro le sonríe entre el humo. Aunque ahora crece a la sombra del Imperio. Y ya se sabe que la Corona no tiene aliados; tiene intereses.

            Blimey, larga se me hará la espera.

noviembre 10, 2013

El Pozo

            Peaky Blinders, creada por Steven Knight, se ha hecho acreedora mía: en mi momento de depresión post Breaking Bad, me dio seis magníficas horas de complots, pasiones, oscuridad, violencia, ternura y gran televisión. No sólo nos cuenta una gran historia, sino que forma un gran mundo, poblado de turbios personajes, que merece la pena explorar, un pozo terrible en el que cada capítulo sólo nos adentra más y más en la tiniebla. Pero es que en las tinieblas ocurren cosas muy dignas de verse, muy entretenidas (muchísimo) de contemplar. Otra cosa es cómo reaccione cada cual.

Peaky_Blinders_Serie_de_TV-713495787-large

            Birmingham, año 1919. La Gran Guerra ha terminado. Los veteranos han vuelto a casa. Y en esta ciudad pesadillescamente industrial, una familia tira de los hilos. Los Shelby controlaban el submundo criminal aun durante el conflicto bélico y están dispuestos a seguir haciéndolo en el futuro. Desde la primera secuencia, queda claro que en estas sucias calles, ese jinete y los suyos son la autoridad. Que luego veamos que son una autoridad nada indiscutida y con ansias de aumentar su influencia no resta un ápice a la imagen de soberanía que Thomas Shelby plasma, en lo alto del caballo, con su característica gorra.

            Atmósfera siniestra, personajes turbios, tramas tenebrosas. Ahora vamos con los personajes y las tramas. Antes, hablemos de la atmósfera. La BBC nos vuelve a regalar la vista y los oídos. Los trajes y la ambientación, impecables. La fotografía, la iluminación, es la perfecta. El habilísimo juego de la luz y la sombra da un aire propio e inconfundible a esta serie. Un color, unos matices que me dejaron en un perpetuo estado de semi ensoñación, como si me hubiera metido en un mundo onírico, al tiempo que lúgubremente realista. Cualquiera que sepa cómo eran las condiciones de vida de las clases populares británicas en la entreguerra sabe que Peaky Blinders no exagera al mostrar la miseria, la suciedad. Si acaso, se queda corta.

            ¡Qué maravilla de planos! ¡Qué luz, sucia, a veces, sublime, en otras, filtrándose por las ventanas del pub! ¡Qué noches, iluminadas por los resplandores infernales de los hornos! ¡Qué días, de un gélido gris más opresivo que la noche! ¡Qué astutos los momentos de sol y verde campestre, porque todos ellos ocultan una trampa! O bajo el cielo azul se trama alguna traición, o, aún peor, alguien cree que tal vez logre salir del Pozo.

peaky-blinders-02-nw-36

            Porque Birmingham es un Pozo de almas que necesitarían una bajada de un Mesías para sacarlas de las profundidades, como en la vieja leyenda cristiana. En su entrada debería colocarse una advertencia: “Abandonad toda esperanza los que aquí entráis”. Sin embargo, todos los que allí viven tienen esperanzas. Y es que, como mostró Neil Gaiman en unas de sus mejores páginas, ni en el Infierno muere del todo la esperanza.

            La banda sonora es otro de los aciertos mayúsculos. Temas de Tom Waits, The White Stripes o Nick Cave and the Bad Seeds (“Red Right Hand”, temazo, abre los capítulos) se engarzan excelentemente en la serie. Frente a la igual de legítima decisión de Boardwalk Empire de usar música de la época, aquí se han elegido canciones y composiciones que casen con el sombrío espíritu de la serie.

            Thomas Shelby, un inmenso Cillian Murphy, está en el centro de las telarañas. Peaky Blinder es un caleidoscopio de intrigas, intereses, relaciones y pasiones. Él es la pieza central, todo lo demás gira en torno a él, se relaciona con él, se define en cuanto su postura hacia él. Es el protagonista absoluto, el más turbio, inteligente y despiadado en una serie bien surtida de gente turbia, inteligente y despiadada.

4119329-high-peaky-blinders-5907181

            Pueden hacerse algunos paralelismos entre Thomas y Jimmy Darmody, el desdichado falso protagonista de las dos primeras temporadas de Boardwalk Empire. De una edad parecida, ambos viven más o menos en la misma época, y los dos han regresado marcados por su experiencia en la guerra. Pero los traumas de Darmody eran previos a su viaje a las trincheras. Éstas, desde luego, sólo los empeoraron y, si acaso, añadieron alguno más. Pero Jimmy no venía de ningún lugar feliz. De hecho, se lanzó de cabeza a la conflagración para huir de un horror que había devorado cualquier posibilidad de una vida feliz para él. Thomas, en cambio, venía de una familia criminal, unida por la sangre, leal para con los suyos, y en la que el amor era genuino.

            Tras su vuelta, Jimmy intenta encontrar su lugar en el mundo, bajo la sombra del gigantesco Enoch “Nucky” Thompson. Thomas Shelby es su propio Nucky. Por eso, el Jimmy que puede haber en él no le lleva a la ruina. Shelby es mucho más frío, astuto y peligroso que Darmody. Los fantasmas de la trinchera también le acosan y paga un alto precio, pero no es peón de nadie, aunque tenga que jugar manos muy complicadas, con muchas cartas marcadas, contra varios tahúres de cuidado al tiempo. Nucky y Thomas podrían tener un encuentro muy interesante. Jimmy y Thomas, también, pero sospecho que Shelby preferiría con mucho el primero.

Peaky Blinders

            Si tuviera que elegir una figura geométrica para poner un poco de orden en este caos, sería el triángulo. Thomas siempre será uno de los vértices, pero en los otros dos podemos ir colocando otros personajes. Por ejemplo, Freddy y Ada. O Arthur, el hermano mayor, y Arthur padre, ausente menos en un episodio. Y el más obvio, el triángulo entre Thomas, Grace y el Inspector Campbell. Sólo la gran Tía Polly puede quedar el margen de los triángulos y hablar a Thomas como a un igual, en cierto modo.

            En este mundo de gentes turbias, casi todos los personajes son extrañamente honestos. Campbell lo es, estoy seguro, en su discurso inicial, donde promete limpiar la ciudad a sangre y fuego, tras ese paseo nocturno desde su carruaje. Freddie, el más idealista, el revolucionario que sueña con un mundo mejor para las masas oprimidas, no sólo es honesto, es el único férreamente honrado, el único que se niega a pactos, negociaciones, contubernios. Tiene la fuerza y la debilidad de los espíritus espartanos, rígidos. Aunque también es cierto que en Birmingham los pactos son siempre con el Diablo. Thomas, a su cínica manera, también es honesto en su pragmatismo sin escrúpulos, dejando a salvo siempre los lazos de familia (que emplea en sus juegos políticos, eso sí).

grace-S5GDoP

            Si hay un tema en esta serie, ese ha de ser, como en todas las grandes historias, el de la pasión. Somos, como defendía magistralmente el fallecido Eugenio Trías en su “Tratado sobre la pasión”, seres pasionales. Desde la pasión pensamos y actuamos. La pasión amorosa. La pasión del odio. La pasión del poder. La pasión de la virtud. La pasión por la supervivencia. La pasión de la venganza. La pasión utópica. Todas esas pasiones son las que mueven a los personajes. Thomas, que no llega a ser el Edmund de El Rey Lear (pero qué bien haría Murphy de ese inmenso villano), es de lo más pasional, bajo su helado exterior.

            Grace, Thomas, Campbell son el Triángulo Trágico de la serie. Grace (buen trabajo, Anabelle Wallis), la espía de Su Majestad, al servicio de la Policía, movida por el odio hacia el IRA, cuyos miembros asesinaron a su padre, ansiosa ella también de asesinar, de destruir. Que Grace terminara enamorándose de Thomas y Thomas de Grace, creo, no nos pilló a ninguno por sorpresa. Pero la manera de desenvolver su historia, sobre todo en los primeros momentos, los más complicados de plasmar, fue elogiable. Además, durante bastante rato estuve en duda de quién de los dos se había enamorado antes del otro y aunque sospecho que fue Thomas el que fue seducido en primer lugar, Grace estuvo fascinada por él también desde un inicio.

            Igualmente, la debilidad de Campbell por Grace (¡cómo sospecha esto ella y trata de evitarlo!) es también muy clara, pero sabe contenerse hasta que las ordenanzas le permiten revelar sus emociones. Campbell es un personaje tan interesante como Thomas. Sam Neill demuestra de nuevo que si un director le ayuda a controlar cierta tendencia suya a la sobreactuación, es un muy buen intérprete. Este policía implacable, virtuoso, para el cual erradicar el crimen, la corrupción y los enemigos del Imperio justifica cualquier medio, es uno de sus trabajos más notables. Su relación de necesaria colaboración y mutuo desdén con Shelby es excelente. Su partida de cartas es la más interesante y llena de recovecos.

Peaky.Blinders.S01E02

              Ambos se subestiman de manera clara, salvo el policía en su última conversación, cuando Campbell, consumido por los celos, ha caído en su momento más bajo y perturbador. Tras volver a vestirse, revistiéndose de su dignidad perdida, Campbell sonríe sardónicamente ante su enemigo, quien cree que ha ganado todas las manos de la partida y le da concede una mordaz reflexión de despedida: “Una cosa que he aprendido es que somos opuestos, pero también los mismo. Como el reflejo de un espejo. Odiamos a la gente y, a cambio, la gente nos odia. Y nos teme. [… ]Los hombres como nosotros, señor Shelby, siempre estaremos solos. Y el amor que consigamos, tendremos que pagar por él.” Thomas replica: “Olvida, Inspector, que tengo a mi familia”. Campbell sonríe. Pero quizás Thomas tenga razón. Desde luego, es su último refugio.

             Seres oscuros y pasionales, todos los personajes andan buscando amor y ternura. El pobre Arthur hijo, que se siente desplazado, ninguneado, y cae patéticamente en la estafa de su mezquino padre. Ada y Freddie, amenazados por ser un obstáculo en los planes de Thomas. Los mismos Thomas y Grace, cuyo enamoramiento pone en riesgo sus diferentes planes. Campbell, quien concentra toda su amargura por sus derrotas finales en una decisión sangrientamente irrevocable.

4119773-high-peaky-blinders

            El Amor es una pasión. Pero el Poder también lo es. En la serie, ese Poder se encarna en las armas que los hombres de los Peaky Blinders obtienen por error. Esas armas dan una inmensa fuerza a la facción que las posea. Y, al igual que el Oro Maldito del Rin, destruyen a su poseedor. Thomas quiere usar esas armas en un complejo juego para hacerse con la corona del crimen. Pero los comunistas quieren las armas para su revolución. El IRA para su independencia. Los criminales rivales para sus propios intereses. Y la Corona está dispuesta a barrer Birminghan para recuperarlas (qué grandes las apariciones de Winston Churchill, irónico, excéntrico y sin el menor escrúpulo). Dejan tras de sí una ristra de gentes destrozadas, por dentro o por fuera.

            Al final, sólo queda en pie esta familia, que ha alcanzado el trono del delito, a cambio de sufrir y de estar a punto de la ruptura. Los agujeros en el imperio de los Shelby existen, y pueden muy bien llevar a la ruina todo lo conseguido. Aun en el caso de que no sea así, de que Thomas se convierta en el César de Birmingham, será, como Michael Corleone, tras haber convertido su interior en un erial.

           Así que ya saben. Brimingham les espera. Y una segunda temporada nos dará la bienvenida a quienes queramos quedarnos. Yo tengo ya reserva en el hotel.

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.