Con un vaso de whisky

abril 3, 2016

Pandemónium en Hell´s Kitchen

Filed under: Divagaciones — conunvasodewhisky @ 2:39 pm
Tags: , , , , ,

            La segunda temporada de Daredevil me ha hecho esperar con ansia que haya una tercera. Les confieso que no tiendo a hacer maratones de series; disfruto más espaciando los capítulos. Pues esta nueva tanda de las andanzas de Matt Murdoch y compañía me la metí entre pecho y espalda en dos días. Y la disfruté una barbaridad. Así que, en efecto, la primera temporada no fue una afortunada causalidad. Hay aquí calidad. Una serie notable. Aunque no, aún, una serie sobresaliente.

_1444666195

            En conjunto, he de admitir que la primera temporada me parece más redonda, mejor planteada y ejecutada. Las segundas temporadas o partes tiene su truco, es fácil perder el norte después de una sólida primera obra. Seamos justos, la brújula de la serie está, en general, en perfectas condiciones, aunque alguna vez la aguja salte de manera rara.

            Así que, para aquellos que aún no hayan vuelto a meterse en las calles calurosas de la Cocina del Infierno: si les gustó la primera temporada, pónganse con la segunda. Aquellos que sí la hayan visto, pueden continuar si lo desean. En otras palabras, habrá spoilers.

kwkfgq8sdydiikokqefr

            La segunda temporada nos mete de lleno en un Nueva York post Wilson Fisk. Como todo gran emperador, el imperio está en disputa. Esperaba que la serie nos presentara el enfrentamiento entre las distintas facciones (los irlandeses, los japoneses, los moteros). Pero el guión es más astuto. Nos permite ver que las facciones existen y tienen sus ambiciones como un medio: introducir y desarrollar al personaje más esperado por los espectadores desde que empezaron las promociones publicitarias. Frank Castle. El Castigador.

            Jon Bernthal es lo mejor de esta segunda temporada. Los cinco primeros episodios tal vez sean los más poderosos. Se consagran por completo al Castigador. Él es el centro de todo. Las acciones de los demás personajes orbitan en torno a él. De un modo similar a con Fisk, a partir de cierto punto de la primera temporada, el primer tercio de la nueva temporada es frankcastlecéntrica. Castle como ex veterano sonado es absolutamente creíble, encaja en el ansia de realismo relativo que es marca de la serie (siguiendo algo la estela de la trilogía del Batman de Nolan, con muchas reservas respecto a esto en su última entrega). Al tiempo, cualquiera que haya leído algún cómic con el castigador pululando, reconocerá a Castle sin problemas. Incluso se logra meter el conocido símbolo del personaje, la calavera, de un modo la mar de ingenioso, a través de la radiografía. ¡Y el monólogo en el cementerio! Es quizás el momento dramático cumbre de la temporada.

gallery-1452077323-tv-marvels-daredevil-season-2-still-04

            Sin embargo, ay, se consideró que Castle, en exclusiva, no podía ser el cimiento de trece capítulos. De modo que se introdujo a Elektra. Conste, yo estaba encantado. Siempre me ha gustado mucho el personaje de Elektra. Además, si no se abandonaba a Castle (y no se hizo), la serie podía pasar de la dicotomía Murdoch-Fisk a una estructura triangular. Con dos vértices, Castle y Elektra, tirando del tercero, Murdoch, logrando una tensión de primer orden.

            Porque tanto el Castigador como Elektra son tentaciones en el desierto para Matt. El primero es el paso siguiente en el camino de Daredevil. Hemos visto a Murdoch dar plaizas de campeonato a los malos e incluso aplicar la tortura a un par de villanos menores. No hay que olvidar esto, porque está en el centro del personaje: Matt es un ser que lleva a cuestas una contradicción del tamaño de una catedral, un abogado irlandés católico irreprochable, que aplica la ley, que cree en la ley como herramienta para defender a los más débiles, y, al mismo tiempo, un vigilante que quebranta esa misma ley a diario. Está a un pelo de la esquizofrenia. Castle es una posible solución para Daredevil. Deja la ley, definitivamente, y sé consecuente. Ni uno ni otro atacan a los inocentes (esto abriría otro debate de interés y milenario, quién es inocente, quién es culpable), pero sólo uno elimina definitivamente a los infractores. Castle es más coherente que Murdoch. No obstante, es una coherencia de un extraño nihilismo retributivo con buenas dosis de venganza personal. En Murdoch aún quedan esperanzas en la redención del otro. Para Castle, no. Como un Javert sin más ley que su propio código, divide de modo tajante a la humanidad en víctimas e infractores, con un solo castigo para los segundos.

daredevil-season-two-trailer-elektra

            Si Castle es la Retribución encarnada, sombría e implacable, Elektra es el Caos. Es otra tentación, aparentemente menos atrayente para alguien como Murdoch, pero más poderosa en realidad. La rabia acumulada de Murdoch por la muerte de su padre y las injusticias que ha sufrido y contemplado pueden ser un buen punto de partida para abandonarse a un hedonismo violento y sádico. Sin venganzas, sin retribuciones, sin justificaciones. La violencia, el caos, el sadismo, por ellos mismos, porque ellos son lo que Elektra dice ser y lo que dice que Matt es también.

            Ay, pero donde Bernthal es grande, Eloide Yung es sólo aceptable. No me la acabé de creer en ningún momento, ni tampoco me parece que la historia de deseo, amor, rechazo y dolor entre Murdoch y Elektra tuviera la garra necesaria. Menos aún con el noviazgo efímero de Matt y Karen metido en el cóctel. El resultado fue un considerable batiburrillo. Además, las tramas se mantienen en paralelo de tal modo que, en más de un momento, da la sensación de estar viendo dos series diferentes que, por algún motivo, se estaban emitiendo al mismo tiempo.

            Introducir a Elektra implicaba introducir a la Mano. La sombra de esta organización ya se insinuaba en la primera temporada, así como la guerra entre ésta y Stick y los suyos. La parte buena de que la Mano se revele es que permite traer de vuelta a Stick. Scott Glenn está soberbio, de nuevo, como este ciego duro hasta decir basta, capaz de darle una paliza a casi cualquier otro personaje mientras le azota, además, verbalmente. Lo malo es que durante unos buenos cinco o seis episodios, el peso de los antagonistas se traslada a la Mano y sus ninjas. Y esta tríada con ínfulas, para mí, tiene en la serie el carisma de un rábano. Ni sus planes pequeños, ni sus enfrentamientos contra Daredevil, Elektra o Stick, ni su Gran Plan, me supusieron ningún placer. Los momentos en los que estuve a punto de aburrirme son todos con la Mano en liza. El tal Nobu es un villano secundario sin espesor. ¡Qué diferencia con Wesley! O con Madame Gao, que tiene una breve aparición y demuestra que se puede ser una malvada de respeto mientras se pinta una cometa.

Daredevil-Season-2-Episode-4-5-6-TV-Review-Netflix-Tom-Lorenzo-Site-5

            Por fortuna, Castle no fue olvidado, sino que su historia dio un par de vueltas de tuerca. Con Karen (ahora volveré sobre ella) haciendo de sabuesa, el Castigador es el centro de un juicio mediático y de una conspiración o dos. Soy un gran defensor de las conspiraciones en la ficción. Sin embargo, hay que saber conspirar. La trama de la implacable fiscal Reyes (cuyos duelos con Foggy son de las escenas brillantes) me quedó un poco coja, poco desarrollada. Igual que la conspiración de fondo, en los ultimísimos capítulos. “Daredevil” comete un error habitual: subir a bordo a un señor actor (Clancy Brown, el grandérrimo Hermano Justin de “Carnivàle”) para desaprovecharlo casi por completo. Estas tramas conspiratorias merecían más desarrollo, igual que los irlandeses y los motoristas merecían más presencia. La serie habría ganado con menos ninja haciendo el malabarista y más crimen sucio.

            De hecho, Castle se va difuminando a medida que avanza la serie. En los dos últimos capítulos se diría que no saben qué hacer con él y lo acaban usando como un muy inverosímil Séptimo de Caballería, pegando tiros a los sicarios de la Mano y salvando el día para Daredevil. Un desenlace bastante chusco para un personaje tan bien planteado y ejecutado hasta el momento.

s02e02FoggyVsReyes

            En el lado de los buenos, el tema esencial es la destrucción de la Arcadia feliz que era Nelson&Murdock. Es lógico y es maduro por parte de la serie: las aventuras de Daredevil le pasan factura a Murdoch. No puede uno estar a palos toda la noche y llegar a tiempo a las sesiones del tribunal (por cierto, ¿qué es eso de convertir un interrogatorio en unas conclusiones anticipadas? Otro error innecesario en el terreno de lo verosímil). No puede uno saltarse la ley cada cinco minutos y no esperar que tu mejor amigo, también abogado y de los buenos, no te lo afee. Aunque tengo pocas dudas en que Foggy y Matt reconstruirán su amistad, fue una decisión acertada el mostrar las grietas en su relación.

            La reaparición de Claire Temple, la enfermera todoterreno, fue un poco decepcionante. La única escena que me mantuvo atento fue en la que Foggy les canta las cuarenta a los dos matones que están a la gresca en el hospital. Foggy es, sin duda, el personaje positivo que más crece. Elder Henson hace un papelón con lo que podría haberse enfocado como un secundario cómico y torpón, dándole una gran dignidad, inteligencia e integridad a este abogado con sobrepeso.

            Un terciario que eché de menos es el inteligente párroco de Matt. Sólo aparece en una escena y es lástima. Las tentaciones de Castle y Elektra podrían haber dado pie a jugosas charlas entre el cura y el abogado, sin que esto se convirtiera en una obra psicológica o en “Antígona”.

ep-9-karen-and-ellison

            Karen, por su parte, es tratada de un modo irregular. La historia de su relación con Murdoch es considerablemente tediosa y espero que se le haya puesto punto y final. En cambio, su transformación de secretaria en investigadora hasta terminar convirtiéndose en la virtual sustituta del finado Ben Ulrich está muy bien trabajada. La relación paternofilial que desarrolla con el reservado e irónico editor del Bulletin tiene calidez y Deborah Ann Woll está muy bien en todas sus secuencias a lo Woodward y Bernstein. Que estreche lazos de un modo tan veloz con un asesino en serie como Castle me sorprendió un tanto, aunque hay que tener en cuenta que no sabemos demasiado de Karen y que tiene sus esqueletos en el armario, como demuestra esa investigación de Ulrich antes de morir. Karen es una buena noticia en la serie y espero que siga siéndolo. Dicho lo cual, su soliloquio con el que finaliza la temporada es bastante tópico, sin fuerza. Muy diferente de esa excelente y tenebrosa reflexión de Fisk sobre la parábola del Buen Samaritano al final de la primera.

            Y con Fisk quiero acabar, porque Fisk es mi personaje favorito de la serie y fue para mí una inmensa alegría ver esa calva impresionante en la misma cárcel que Castle. ¡Muy hábil, dejar la mención a Vincent D´Onofrio para los créditos finales! El Gran Enemigo está encerrado y sus redes están rotas… por el momento. Fisk aparece escasamente, pero no hay un segundo que se desaproveche. Con ritmo y economía de medios se nos expone su ascenso hasta la cúspide del mundo carcelario, formando su pequeña guardia de corps. Su manipulación de Castle es digna de Kingpin (parece que ese nombre va a empezar a usarse más a partir de ahora), igual que lo es el cambio de planes cuando el Castigador sobrevive a la emboscada. Y pocas veces se ha visto un Fisk más aterrador en su omnipotencia que en su encuentro con Murdoch, en un magnífico vis a vis entre enemigos mortales.

ep-10-matt-and-fisk

            No dudo que Fisk, jugador a largo plazo, tendrá mucho que decir en la tercera temporada. Y que dejará a la Mano en el lugar que le corresponde como antagonistas de segunda. Y que Murdoch estará aguardando

            Otro año más de espera, otro año más…

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: