Con un vaso de whisky

enero 3, 2016

La Fuerza podía seguir durmiendo

Filed under: Divagaciones — conunvasodewhisky @ 5:57 pm
Tags: , , , , , , , , ,

            Vista ya “El Despertar de la Fuerza”, puedo posicionarme entre las legiones que la han saludado con alegría y el sector minoritario que reniega de ella. Lejos de mí querer ser tibio. Si me obligan a escoger sector, supongo que estaré entre los minoritarios. Pero seamos precisos. “El Despertar de la Fuerza” no me parece una película espantosa. Tampoco una buena. Me ha parecido una película superflua.

            Vamos a ver por qué. A partir de aquí “spoilers”.

qdwo1qsk5ytbc0lagjsv

            Fui a ver este Episodio VII con cautelosa esperanza. No estaba Lucas metido, lo cual era una excelente noticia; no se le perdonará a Lucas que se haya dedicado a destrozar todo lo que ha podido una saga de aventuras maravillosa. Con Lucas fuera, esperaba no encontrarme con otra “Amenaza Fantasma” o similar. Seamos justos: “El Despertar” (por abreviar) no lo es y es mucho mejor que esas horripilantes precuelas. Que no es mucho decir, pero ya es decir algo.

            La saga de La Guerra de las Galaxias siempre fue una space opera, aventuras de capa y espada con naves espaciales imposibles. Eso no es malo. No pretendía ver, al ir al cine, más que eso. Un servidor le pide a las películas de aventuras un mundo interesante, una trama entretenida, unos buenos con gracia y unos villanos con carisma. Los villanos, en mi opinión, siempre tienen que ser lo mejor en una historia de aventuras. Un malo como debe ser hace grande casi cualquier obra.

            “El Despertar” tenía el mundo ya hecho. Por mucho que Lucas haya devastado el universo de La Guerra de las Galaxias, éste es lo bastante potente, en nuestra imaginación colectiva, para soportarlo. J.J. Abrams y los suyos lo tenían a su disposición para explorarlo y llevarnos con ellos de viaje.

7-reasons-rey-must-be-spoilers-daughter-in-star-wars-the-force-awakens-765508

            Los buenos son lo mejor de la película. Los nuevos buenos y los viejos buenos. Sobre todo, los nuevos. Y, sobre todo, la buena de Rey (Daisy Ridley). Sólo con la escena comiendo su mísera ración, con un polvoriento casco de piloto rebelde calado me ganó. Lleva con soltura sus escenas al lado de la leyenda, Han Solo, y mejora las de otro novato, Finn (John Boyega), que por sí mismo no está mal, pero sólo hace escenas y diálogos dignos a remolque de Rey, quien se gana el derecho a ser la heroína principal de la nueva trilogía (supongo que es una trilogía). Oscar Isaac es un actor excelente y es lástima que lo hayan desaprovechado tanto como Poe. Salvo la primera escena de la película (con Max von Sydow, nada menos), se limita a ir por ahí en un X-Wing aullando de entusiasmo mientras se carga cazas de los malos. A ver si le dan más que hacer en las próximas.

            Los viejos buenos son agradables para el viejo aficionado. A todos los que vimos la trilogía original (y la volvimos a ver otra vez, y otra vez, y otra vez) nos dio un calambrazo de satisfacción ante Han y Chewie entrando en el “Halcón Milenario”. O ante Leia entre las tropas. Dicho esto, no sé a qué viene dejar a la pobre Leia como un cero a la izquierda. Vale que es una general, pero antes también era una mandamás en la Rebelión y era de las protagonistas. Conforme, pero ahora es un personaje secundario, señala la defensa, porque son Rey, Finn y Poe los nuevos héroes. Igual que BB-8 es el nuevo R2D2. Ah, vale, entonces, ¿por qué se va Solo de aventuras y ella no? Bueno, tengo mi teoría. Ya la apuntaré más adelante.

finn-new-star-wars-teaser5-large

            Bien. Los buenos (hurra por Rey, es quizás lo mejor de la película) se salvan. Vamos al Lado Oscuro. ¿Qué tenemos? El horror. En la saga original los malos eran el Imperio Galáctico. Desde el principio quedaba claro que era una dictadura militar inmensa que usaba el terror para someterlo todo. ¿Quién diablos son los de la Primera Orden? ¿Son restos del Imperio Galáctico que aún conservan ciertos sectores bajo su bota? ¿Son una organización que se ha alzado contra la República para crear un nuevo Imperio? Si es así, ¿por qué la República, parece, tiene que apoyar de tapadillo a los que se enfrentan a la Primera Orden, la llamada Resistencia? A todo esto, ¿por qué hay una Resistencia al margen de la República? Entiendo que esto no es “El Ala Oeste” y que Lucas la pifió, entre otras muchas cosas, al perder tiempo con tediosas conversaciones de política de parvulario en su segunda trilogía; pero, digo yo, algo habrá que explicar de las facciones en juego. Si uno quiere poner varios jugadores en el tablero hay que exponer, mientras la trama avanza, qué pretende cada facción y de dónde ha salido. No pido un volumen de la Enciclopedia Británica, pido que me expliquen lo mínimo.

star-wars-force-awakens-images-villains-kylo-ren-hux_0

            Pero el mayor problema de los malos (porque lo son, eso está claro: llevan uniformes, insignias, vehículos casi iguales a los imperiales y les gusta masacrar civiles y prisioneros tanto como a ellos) son sus líderes. ¿Qué tenemos en el banquillo de los malvados? Un holograma gigante que parece un Caminante Blanco de “Juego de Tronos” fingiendo ser el Emperador Palpatine. Quién es ni se nos explica. Es el Líder Supremo y se llama Snoke. Pues muy bien. Luego hay un tal general Hux. Grita mucho. No hace nada más. Una tal capitán Phasma. Nos la presentan con una armadura de soldado de asalto cromada y parecía que iba a ser la segunda al mando del antagonista principal, pero no hace nada de nada, salvo caer prisionera de los buenos. No es que vaya muy bien la cosa, ¿eh? Pues esperen, que queda el peor.

            Kylo Ren. Va de negro, con capucha y máscara, lleva la espada laser roja, es capaz de parar un disparo en plena trayectoria. Es el antagonista de la película. Es un cansino sin carisma.

             Que sea el hijo de Han y Leia me parece correcto. Si uno de los temas de la vieja trilogía era la redención del padre por el hijo, bien podría ser uno de la nueva la redención del hijo por los padres. Que tenga la máscara de Darth Vader como una reliquia y busque en su recuerdo una inspiración para perseverar en el Mal me gusta y da una pista de una retorcida educación del joven Kylo. Por cierto, aquí no hay agujero de guion, como he leído por ahí: Kylo Ren reverencia a Darth Vader, no a Anakin Skywalker, al lord Sith del Imperio, no al padre redimido en su agonía. Pero oigan, que sea un llorica ya no me parece tan bien. Kylo Ren sólo parece amenazador en los primeros cinco minutos. Luego empieza a perder puntos como un descosido: que si me enfado y rompo cosas, que si me quito la máscara y se ve la pinta de niñato que tengo, que si parece que voy a ponerme a llorar en todo momento, que si no hago más que tomar decisiones idiotas… Vader hubiera estrangulado al crío este en media hora.

            Aparte de eso, puedo aceptar que Finn se enfrente con una espada laser a un soldado de asalto: ninguno es experto en esgrima, así que vale. Pero que aguante más de cinco segundos enfrente de Kylo Ren admite como única explicación que este tío es un inútil. Algo que el Líder Supremo parece admitir cuando dice que va siendo hora de que acabe su entrenamiento. Claro que antes el mismo Líder Supremo dice que Kylo es capitán de los caballeros de Ren, lo que suena un poco como a los Sith mezclados con las SS. Bueno, Excelencia, es su Orden, pero yo no pondría a la cabeza de mis tropas de elite a un chaval que no ha terminado sus estudios de jedi. O de lo que sea. Y lo vamos a tener que seguir soportando, porque en su lucha final con Rey (los senderos de la Fuerza, acabas de descubrir que la tienes y ya eres capaz de hipnotizar soldados y blandir espadas laser como una veterana) no muere, como yo ansiaba, sino que queda marcado con una cicatriz; al menos, igual así ya no vuelve a quitarse la máscara.

poe-bb8

            Todo esto, aunque con reservas, lo podría haber asumido si la trama hubiera sido entretenida, con sus peleas, sus batallas, sus diálogos, sus lugares maravillosos. Lo que pasa es que, al ir avanzando con “El Despertar” me di cuenta de que ya había visto esa película. Con diez años. Que luego la había vuelto a ver varias veces. Y que esa película se llamaba “Episodio IV: Una Nueva Esperanza”, también llamada “La Guerra de las Galaxias”.

            Es calcada. Escena por escena. Introducción, nudo y desenlace. Pasan las mismas cosas, con leves variantes (por ejemplo, que Rey se escapa ella sola de la fortaleza enemiga), que en ocasiones son cosas recicladas de los Episodios V y VI. A ver: los malos atacan una posición enemiga en busca de un mapa, el mapa se lo lleva un droide, el droide es recogido por la heroína en un planeta desértico, escapa con un aliado inesperado de ese planeta, van a una cantina llena de gentes extrañas para buscar un nuevo transporte, la heroína es capturada y debe ser rescatada, aunque se escapa ella, el equipo de rescate también va para sabotear la fortaleza en previsión de un ataque de los buenos. Porque esa fortaleza es una Estrella de la Muerte que ya ha destruido de un disparo cinco planetas y está a punto de destruir la base de la Rebelión, perdón, de la Resistencia. Bueno, vale, es más grande que la Estrella de la Muerte. Pero, como dice el mismo Han Solo en la película, ¿y qué?

            ¡Incluso hay escena con enfrentamiento paterno-filial! Es la escena de Darth Vader y Obi-Wan del Episodio IV, con un par de aderezos del “Imperio contraataca”. El villano mata al mentor/padre putativo de la heroína delante de ella y así ya tenemos una base personal para el conflicto. Sospecho que Rey es, además o hermana o prima de Kylo. También sospecho que el mayor culpable de la muerte de Han Solo es Harrison Ford, igual que el mayor culpable de la muerte de Kenobi fue Alec Guinness, para limitar su participación en unas películas que detestaba. Quizás por eso se dejó a Leia tan aparcada: ya que sólo tendremos a Solo una película más, al menos que se le vea.

Star Wars: The Force Awakens Ph: Film Frame ©Lucasfilm 2015

Star Wars: The Force Awakens
Ph: Film Frame
©Lucasfilm 2015

            Iluso de mí, creía que luego de un rato persiguiendo el droide con los planos, arco que serviría para homenajear al pasado y reunir los personajes en la película, la trama se centraría en la búsqueda de Luke por los buenos, con los malos pisándoles los talones y que tendría su clímax en el reencuentro, con pelea de espadas incluida. Pero no. Luke aparece de repente al final, de una manera más bien bajonera. Y entre medias nos hemos tragado otra vez la misma película, con una estructura menos redonda. Y sin Peter Cushing como Tarkin. Y sin Darth Vader. Y con un criajo llorica como heraldo de las fuerzas del Mal.

            Pues qué quieren. No hacía falta despertar a nadie para esta fiesta.

 

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: