Con un vaso de whisky

febrero 17, 2015

En Hugo Blick confiamos

Filed under: Divagaciones — conunvasodewhisky @ 3:51 pm
Tags: , , , ,

            ¿En quién confiar? ¿Cómo saberlo? Nessa Stein abre cada capítulo de “The Honourable Woman” con estas preguntas desoladas. Tras haber visto los ocho episodios, tengo mi respuesta: puedo confiar en Hugo Blick. El mismo hombre que urdió esa siniestra obra maestra que es “The Shadow Line” (de la que hablamos aquí; sufro ahora mismo la enorme tentación de dejar de escribir y ponerme a verla una vez más) nos ha dado otra obra, menos tenebrosa, menos redonda, tal vez, pero muy digna de ser vista. Además, si IMDB no me engaña, Mr Blick fue un joven Jack Napier en “Batman” y tiene una sonrisa que inspira confianza.

1341014979_hugo-blick-jack-napier-wayne-murder-flashback

            Siempre me ha parecido curioso que se emplee el ajedrez como metáfora o símil del juego diplomático. Desde luego, yo también le he dado ese uso. Sin embargo, es un tanto injusto. El ajedrez es el juego maniqueo por excelencia. Hay fichas blancas y negras (o rojas). En el ajedrez no hay sitio para el azar, sólo para la habilidad. Cada pieza puede usarse de una manera determinada, únicamente. No hay trampas, aunque haya astucia. Y hay dos contendientes, no varios intereses, varios jugadores entrometiéndose unos en las partidas de otros. El ajedrez es pulcro. Así que ya me dirán ustedes si el ajedrez encaja con Oriente Medio.

a34750cb8f084d65cdef5393522899e5

            Blick se mete de lleno en una de las realidades más complejas, delicadas, terribles y sangrientas de nuestro mundo. Israel y Palestina. Palestina e Israel. Creo recordar, además, que cuando se estrenó la serie, había un pico de tensión en la zona. Un pico de tensión allí no es ninguna tontería. Hubo cierta polémica. Porque Blick no usa el negro y el blanco si no es para conseguir el gris. Algo que le falta a “Homeland”, por ejemplo, con la que se puede ver un cierto paralelismo. Al menos, los títulos de crédito tienen un aire.

            Desde luego, no voy a ponerme a divagar sobre la problemática palestino-israelí. Me faltan conocimientos, experiencia y no es éste el lugar para una tal debate. Como es, sin embargo, el contexto de la serie, al verla y ahora al recomendarla, he de decir que “The Honourable Woman” sale con bien del avispero, sin demonizar ni santificar a nadie.

maxresdefault2

            Formalmente, esto no por habitual hay que dejar de destacarlo, es irreprochable. Una fotografía perfecta, una dirección precisa, unos encuadres, unas secuencias, unas escenas a las que resulta difícil poner un pero. La estructura, con constantes saltos al pasado, está al servicio de la historia y del progresivo desvelamiento de los personajes, sus relaciones, sus historias. La banda sonora noes memorable. Cumple un papel muy humilde, envolviendo a la historia. Esto es una lástima. A mí me gustan las bandas sonoras memorables, porque creo que realzan los méritos de una película o de una serie, además de serlo por ella misma. Hace tiempo que no me topo con una banda sonora digna de recuerdo.

            Por suerte, la historia merece la pena. A partir de aquí, algún spoiler se colará.

            Igual que en “The Shadow Line”, una muerte pone las ruedas en marcha. Esa muerte no es casual, tiene una razón de ser en una red intrincada. Blick es un maquinador de primer orden. Sus tramas son retorcidas, aunque logra desplegarlas ante el espectador de manera que cada hebra esté en su sitio, sin enredos. Mientras la trama de “The Shadow Line” nos llevaba más y más al corazón de las tinieblas, aquí nos lleva más y más al corazón de la tragedia. Una tragedia familiar.

  the-honourable-woman

            Hijos, padres, hermanos. Individuos y pueblos. Nessa y su hermano Ephra asistieron al asesinato de su padre, un magnate armamentístico. Ahora llevan las riendas de una empresa que trata de tender puentes de comunicación entre israelíes y palestinos. La familia Stein, incluyendo a los colaboradores cercanos de Nessa, es un pequeño y complicado mundo, lleno de desconfianza, dolor y amor. Un mundo que se engarza en otro más amplio, el de la política y el espionaje. Mundos que se escrutan mutuamente, cada cual tratando de sacar adelante sus propios designios.

           Maggie Gyllenhaal encarna a Nessa Stein. No es un papel fácil. Nessa me desconcertó en cada episodio. Cada vez que creía tenerle cogida la medida, algo en ella había que no terminaba de cuadrar. Una financiera idealista, comprometida en la causa de la paz, del entendimiento. Los cables que llevan y trasmiten información de un lado a otro de la frontera son al tiempo tanto una sólida realidad que favorece el comercio, la negociación, como un símbolo para una tierra llena de divisiones, de límites, de pasos fronterizos, de mutua exclusión. Una baronesa, una dama del Imperio, rica, poderosa, que trata casi de igual a igual a representantes de diferentes Estados u organizaciones. Una mujer con un pasado espantoso, con un secreto que debe proteger celosamente, un pasado que la alcanza, como siempre ocurre. Una persona herida, traumatizada, con la sombra del padre sobre ella, con la sombra del hijo sobre ella, con la sombra de la violencia sobre ella, que se acurruca en una extraña celda dentro de su mansión para poder dormir, cuando no busca su autodestrucción en la noche. Una mujer que tiene el sello de lo trágico, el orgullo de creer que saldrá triunfante en su lucha contra un Destino que no entiende invencible, pero que sabe que la más mínima duda sobre su honorabilidad causará su caída.

la-et-honorable-woman

           Gyllenhaal, aquí, me convence en ocasiones y me desagrada en otras. Entiendo que Nessa es un personaje difícil, más difícil aún cuanto es enormemente pasional. Sin embargo, hay momentos en que la interpretación de Gyllenhaal es excesiva, volviéndose histriónica. En un par de momentos me planteé si Nessa no sería bipolar, algo que no tiene base alguna en la información que da la serie, salvo en la propia actriz que la encarna. Y si ya Claire Danes es a veces excesiva en su papel de Claire, que sí es bipolar, Gyllenhaal es, en ciertos momentos, lo más flojo de la serie.

               Todos los demás actores cumplen con su rol de manera brillante. Los secundarios y terciarios son, como ha de ser en una serie compleja, seres humanos complejos. Ephra, mezquino, noble, débil, sufriente. Shlomo, jovial, violento, astuto, leal para con los suyos, grande de panza, corazón y riqueza. Atika, el personaje más opaco, con su cuerpo seco, delgado, siendo casi un recipiente para el dolor. Su relación con Nessa es de las más sutiles y su propio papel queda abierto al debate. ¿Hasta qué punto finge, hasta qué punto es sincera? Sin embargo, su integridad está fuera de toda duda, aún más en sus terribles momentos finales.

5dd3ae6e711d4c02cc14c551c3fcd40d

            Como soy un devoto de Stpehen Rea, me ha encantado verle de nuevo. El suyo es, además, el personaje central dentro del mundo del espionaje, en la serie. Los Servicios Secretos británicos están metidos en el ajo, algo que siempre me llena de jolgorio. C, interpretada por Jante McTeer, es un placer para el espectador, en cada reunión, en cada conversación, en cada intriga. Igual que Eve Best, la aún más intrigante Monica Chatwin (Best, una cara ya vista en “The Shadow Line, parece condenada a ser siempre una rival para Rea en las obras de Hugo Blick).

             Pero Sir Hugh Haydeln-Hoyle (nombre de bien) se lleva la palma. Resulta un individuo tan o más complejo que Nessa. Un espía, un encargado de recabar y analizar información, sobre el que parece haber caído la maldición del Apocalipsis. “Ojalá hubieras sido frío o caliente, pero como has sido tibio te vomitaré de mi boca”. Sir Hugh, hombre sin pasiones, realista anfibio, no toma postura en ningún asunto peliagudo. La escena de la comida en el que el pro-palestino y el pro-israelí se enzarzan en una pelea, mientras él se muestra sólo interesado en las uvas y el vino es brillante.

o-HONOURABLE-WOMAN-570

          A Sir Hugh esa indiferencia le cuesta el matrimonio, harta su digna esposa de aguantar a una sombra gris sin sangre en las venas. Le cuesta también sufrir los insultos de terceros. La sonrisa burlona con la que acoge las analogías que hacen a su costa con vampiros, espectros, criaturas de las tinieblas no oculta el creciente descontento consigo mismo. Si Nessa hace lo que hace en la serie, en parte por historia en parte por idealismo, Sir Hugh hace lo que hace, primero por supervivencia (los rivales olfatean debilidad y un puesto vacante en el futuro), luego por dignidad personal. Sir Hugh quiere ser capaz de respetarse a sí mismo, como profesional y como hombre, antes de pedir a cualquier otro (sobre todo, a su ex mujer) un respeto similar. De ahí que su desesperada súplica a un viejo colega, contacto y rival de la inteligencia israelí, logre conmover al veterano espía. De ahí que, de todos los finales, el más feliz, sin melindres, sea el suyo.

            El más feliz. Porque esta serie no tiene un final feliz. Es una historia trágica. No perversa. Resulta curioso: todos los personajes todos, hasta los más despiadados, son honestos. Los móviles de la trama no son intereses económicos o de puros juegos de poder. Tampoco (lo cual me sorprendió para bien) es el fanatismo, político o religioso, el que está en el fondo del asunto. Todo el mundo lucha por su parte de verdad, convencido de estar cumpliendo con su deber. Y, como es canónico en una tragedia, y es trágicamente comprobable en este mundo nuestro, luego de toda la sangre derramada, el mundo apenas ha cambiado.

             Pero son ocho horas de BBC. De Hugo Blick. Merecen la pena.

2014-10-05-13-57-29

1 comentario »

  1. […] se espera un equivalente a los tenebrosos rompecabezas de Hugo Blick (de los que hablamos aquí y aquí) o a la espléndida “The Hour” (de vida demasiado breve y a la cual le debo una reseña en […]

    Pingback por Espionaje descentrado | Con un vaso de whisky — febrero 9, 2016 @ 4:49 pm | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: