Con un vaso de whisky

septiembre 19, 2013

Personas entre monstruos

Filed under: Divagaciones — conunvasodewhisky @ 9:00 am
Tags: , , , , ,

            V es un monstruo, en el sentido que Vargas Llosa da a esa palabra al referirse a Jean Valjean o a Javert (en su interesante aunque discutible La tentación de lo imposible). Es decir, no es un ser humano. Debajo de la capa de V, como le dice a Finch en su único encuentro, sólo hay una idea. El Líder, hasta que (igual que Javert) duda y se derrumba, tampoco es un hombre, sino un monstruo monolítico.

            Dejando a un lado los demás secundarios, y aparte de Evey, de la cual ya hemos hablado, los dos personajes más humanos de V de vendetta son Rosemary Almond y Eric Finch. Empecemos por la primera.

Dibujo

            En las páginas que Moore y Lloyd dedican a la desgraciada Rosemary hay más verdad sobre el maltrato doméstico que en todas las pomposas declaraciones de nuestros próceres. Con ella la trama no tiene piedad. Cada cambio en su vida es para peor, aunque parezca imposible.

            La conocemos como esposa de Derek Almond. Una esposa cohibida, dominada, que apenas habla ante otras personas y que sólo recibe gritos de su marido. A la salida de la iglesia, este matrimonio coincide con su reflejo, el formado por Helen y Conrad Meyer. Uno se siente tentado a imaginarse un matrimonio entre Derek y Helen. Teniendo en cuanta la brutalidad de uno y la maldad de la otra, a los dos meses se habrían destripado mutuamente. Están bien casados: cada cual ha encontrado a un esclavo al cual torturar, de modos distintos.

            Como botón de muestra de una velada conyugal: Derek entrando en el dormitorio y acercando el cañón de su revólver a la cara su aterrada esposa. Aprieta el gatillo. No la he cargado. Esta noche no.

            Justo esa noche Almond marcha precipitadamente a la caza de V, advertido por Dominic. Con la pistola descargada. V lo despacha en medio segundo. Creo que a muchos lectores les entra un cosquilleo de placentera venganza. Igual que cuando Azarías cuelga al señorito, en el último capítulo de Los santos inocentes.

            Pero con la muerte de Almond la vida de Rosemary no mejora. Ni siquiera queda igual de mal. Empieza la caída en picado. Pasa de ser una mujer esclavizada, humillada, atormentada, a ser una viuda sola, abandonada, atormentada. Sin dinero. El poder del maltratador sobrevive. La muerte (o, si eso vamos, la prisión) del torturador no es suficiente. Como ama de casa, sin ningún talento profesional, dependía de su marido para sobrevivir. Sin él, tiene que prostituirse.

            Primero de una manera socialmente aceptable. Acepta los flirteos de Dascombe, el director de la Boca, una alimaña de otra especie que Almond. Hay que sobrevivir, a cualquier coste. Dascombe también muere, durante el asalto de V a los estudios de la Boca. Rose empieza a trabajar en un cabaret, cuyo dueño se toma sus libertades con las empleadas.

angles_6_jc

            Y esta mujer, esta mujer como tantas otras, que vive fiel al recuerdo de un marido despreciable, termina siendo un peón crucial para la caída del Estado. Mata al Líder.

            Es una escena macabramente irónica. Justo cuando el Líder empieza a despertarse como ser humano, justo cuando ha superado la traición de Destino en brazos de V, justo cuando sale de su oficina, para saludar a su pueblo (ignorante de que su caída ya ha sido planeada por sus lugartenientes), para, por primera vez, quizás, en su vida, tener un encuentro, por breve que sea, con otro ser humano, la señora Almond le sale al paso. Y lo mata, delante de todo el mundo.

            Considerar que V ha planeado esto es ridículo. Considerar que V había previsto que Rosemary Almond mataría a Adam Susan es absurdo. Considerar que V había previsto que el sistema conduciría a un final similar, es muy posible. Rose y Susan son un símbolo: el Pueblo, harto, aniquila al Poder. Es, a escala pequeña, lo que sucederá pasados no muchos días. El último monólogo de Rose, como una letanía en la que se mezclan razones íntimas con acusaciones generales, apoya esta interpretación. La gota que colma el vaso es que el Líder, el visionario por el cual tantas vidas han sido destruidas, no reconoce a la viuda de un miembro de su gabinete. El Estado es el más frío de los monstruos. Esa frialdad la paga con la muerte.

            Rose paga su único acto decidido con un interrogatorio a manos de los Dedos. No sabemos más de ella. Podemos deducir, sin mucho esfuerzo, lo que le ha ocurrido.

            Eric Finch no es un personaje secundario. Es uno de los protagonistas. Es el antagonista de V, pero no su enemigo. Cuando V habla de su “rival”, siempre se refiere al Líder y, por extensión, al Estado totalitario. Finch es parte de ese Estado. Pero no es un miembro muy adicto.

Eric_Finch

            El aspecto físico de Finch contrasta con el de V. Frente a esta figura misteriosa, embozada, llena de sorpresas y trucos, Finch es un hombre común. Bajo, calvo, con su curva de la felicidad. Traje corriente, gabardina corriente, fuma en pipa (quisiera que sólo Finch fumara en pipa en el comic). Anodino. Como el inspector Parr de El círculo carmesí o el padre Brown de Chesterton, sin la fingida torpeza del primero ni la humildad absoluta del segundo.

            Finch es una persona, y una persona compleja, por debajo de tanta vulgaridad. Trabaja para los fascistas, pero él no es un fascista. Es más, se atreve a espetar al Líder, con una tranquilidad pasmosa que todo este asunto del Nuevo Orden no me entusiasma demasiado.

            Finch ha sabido hacerse imprescindible para el Líder. Sin duda hay otros policías ansiosos por ocupar su puesto como jefe de la Nariz. Pero el Líder, hombre inteligente, prefiere tener a un escéptico hábil a su servicio que a un fanático o un trepa inútil. Este escepticismo político de Finch es jugoso. Finch hace su trabajo sin meterse en política. Esto le diferencia radicalmente de V y del Líder, que son seres esencialmente políticos. Eric Finch está harto de la política. De hecho, Eric Finch está harto de la vida. Cuando le conocemos ya parece vivir por pura costumbre.

            La raíz de ese hastío está en la guerra. La guerra le arrebató a Finch su familia. Perdido, necesitado de un asidero, probó a acatar las órdenes de la autoridad. Pensé que obedecer órdenes me curaría. Finch reconoce que se equivocó.

5945

            Estas dudas y heridas internas, sin embargo, no le molestan durante buena parte de su caza. Secundado por su joven ayudante Dominic, Finch se lanza tras la pista del esquivo V. Como policía, despliega una serie de virtudes. Tiene buenas dosis de sentido común, es tenaz, agudo, de gran capacidad analítica y un seco sentido del humor. Finch no será un buen artista, como V, pero es un crítico muy capaz. Helen Heyer lo subestima tremendamente cuando lo describe como hombrecillo aburrido y fiable.

            Su persecución de V se explica sobre todo, por motivos profesionales. Motivos profesionales que devienen en obsesión personal. No por móviles pasionales. Cuando la doctora Surridge es asesinada, por un segundo Finch se deja llevar por los sentimientos. Lo veré muerto por esto, Dominic. Luego, encuentra el diario de Surridge. Descubre los detalles de Larkhill.

            ¿Sabía el pueblo inglés lo que ocurría en Larkhill? Creo que la respuesta es la misma que a la pregunta ¿sabía el pueblo alemán lo que ocurría en Auschwitz? No hay una respuesta sencilla. Finch,en todo caso, siente que ha mirado hacia otro lado durante mucho tiempo. Ahora, por obligaciones de su cargo, tiene que encarar la realidad.

            Un caso tan estresante, con un criminal tan desquiciante como V y unas verdades tan horripilantes, termina pasándole factura. Finch va quedando atrás. Es Dominic quien tira del carro, defendiendo a capa y espada a su superior, mostrando una independencia tan testaruda como él. Mientras tanto, entre escarceos intelectuales con el suicidio, Finch sigue buscando a V y buscándose a sí mismo. Al igual que V y Evey, también Finch tiene su transfiguración. Una transfiguración dolorosa. En Larkhill.

efinch

            Con unas cuantas pastillas de LSD en el cuerpo, el alicaído policía se interna en las ruinas del campo de concentración. Todo lo que lleva años acumulando en silencio aflora. Su amargura, su sentimiento de culpa. Finch tiene visiones de aquellos a los que el régimen que sirve exterminó, los otros, los diferentes, de diferente piel, de diferente orientación, de diferente fe, de diferente pensamiento. Su necesidad de ser aceptado por ellos, por los otros, de que ellos vieran en él a otro ser humano, de que vieran más allá de mi uniforme.

            En su visión, Finch es encerrado como un interno más, en la habitación número cinco, donde nació V. Ve los diseños de V, sus explosivos, la fuga en el incendio. Aunque esta vez quien escapa es él. Y como V bajo el cielo rugiente y Evey bajo la lluvia, Finch es libre. Corre libre, desnudo, primigenio, se alza ante una aurora en Stonehenge.

            Un Finch nada eufórico regresa a Londres. Pasado el efecto de las drogas, se tambalea por las calles de la capital. Y descubre, por una sombra proyectada (este detalle me encanta) la entrada de la Galería de las Sombras.

            Bien, señor Finch. Al fin nos encontramos. Tras este breve saludo, Finch dispara y V arroja un cuchillo. Parece que V está indemne. Se despide de Finch con ironía y lo deja.

            V no mata a Finch. ¿Porque está demasiado débil, herido de muerte, pese a su afirmación? Quizás. Ni V ni Finch se conocen el uno al otro. Tal vez sean demasiado incompatibles. Tal vez estos dos personajes no sean reconciliables.

ideas

            Finch reacciona con salvaje alegría, con la alegría del cazador tras meses de fatigoso trabajo, ante la evidencia de la herida mortal de V. Para Finch, V es un asesino, un terrorista. Finch no pertenece ya al Estado, pero tampoco milita bajo la bandera de V. Por motivos quizás más personales que filosóficos. Sin embargo, tampoco traiciona la entrada a la Galería. Se escuda en una laguna de memoria y escamotea a los miembros de la Cabeza el enclave del terrorista. Finch ya no pelea en ningún bando.

            Mientras el régimen que ayudó a sostener sin convicción se derrumba, mientras la nueva lucha comienza, Finch se aleja. Desprecia la oportunidad de un mezquino inicio de poder al lado de Helen Meyer. Enciende su pipa. Sigue caminando.

            A algunos tal vez les parezca que está dando la espalda a su responsabilidad. Que debería regresar, ponerse a construir para equilibrar su culpa. Que es un hombre derrotado. O un cobarde. Yo no creo nada de eso. Finch, es, al fin, libre también. Sin líderes ni órdenes, ni proclamas. Finch se aleja del mundanal ruido. Dejadle que se haga a un lado, que reflexione, que se reconstruya a sí mismo. Tal vez vuelva.

            Evey sustituye a V. Dominic sustituye a Finch. Los protegidos dan un paso adelante. Dominic aún relativamente fiel al Estado, más por confusión que por convicción, me parece a mí.

            En el último tumulto del que somos testigos, la multitud airada está a punto de aplastar a Dominic. Evey lo salva. Igual que V la salvó a ella de los Dedos. ¿Merecía aquella Evey más que este Dominic? En la Galería de las Sombras Evey/V da la bienvenida a un joven servidor del Estado. Evey nada sabe de la personalidad de Dominic. No sabe que no es un fascista fanático. No sabe nada de él, al contrario que nosotros. Hace una apuesta. Moore y Lloyd reconcilian dos facciones enemigas.

            ¿Quién sabe? Evey puede ganar su apuesta.

Anuncios

1 comentario »

  1. Personas entre monstruos | Con un vaso de whisky, ¿Puedes explicarnos màs?, me resulta practico este articulo. Saludos.

    Comentario por veronicaaranzaiz34@upb.edu — septiembre 27, 2013 @ 9:46 pm | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: