Con un vaso de whisky

agosto 2, 2013

El hombre de la máscara

Filed under: Divagaciones — conunvasodewhisky @ 7:26 pm
Tags: , , , , , , ,

            V es, mentalmente, superior a todos los demás personajes. El hombre detrás de la máscara es polifacético. En la Galería de las Sombras tenemos pruebas a manos llenas de su cultura, de su erudición. En este sentido, su refugio es el último baluarte de las ciencias, la filosofía y las artes en Inglaterra. No deja de ser significativo que V sea el único personaje que lee (a excepción de Finch, aunque éste se limita a ensayos sobre el suicidio, durante su depresión final).

v-for-vendetta-20060317044811906-000

            V no somos todos. Uno de los grandes errores de la película basada en este comic es tratar de democratizar a V. El final, con cientos de londinenses disfrazados como V es ridículo. V no es Londres, ni Inglaterra, ni el Pueblo. V se envuelve en la capa para separarse de la Humanidad. La desea liberar, pero es poco probable que pertenezca a ella. Y, por supuesto, no busca convertirse en una proyección de los hombres corrientes. Quien se ponga la máscara de Guy Fawkes acepta el sacrificio de apartarse para siempre de los hombres.

            También es teatral. Su gusto por los disfraces, por lo dramático, es evidente. ¿Quién llama a su escondite la Galería de las Sombras? Todas sus apariciones, todos sus encuentros con sus presas, sus enemigos o con los simples ciudadanos están pensados, no sólo pero también, desde un punto de vista escénico.

            La tortura hasta la locura del ex coronel (y actual Voz del Destino) Prothero y el asesinato del obispo Lilliman son actuaciones muy bien pensadas. En ambos casos, V modifica su atuendo. Ante Prothero, despliega todo un campo de concentración en miniatura, presentándose ante él vestido de maestro de ceremonias de vodevil. La actitud de V, su macabro humor negro, sus réplicas, durante esta función me recuerdan mucho al Joker, aunque hay un abismo entre ambos personajes. Con el obispo, V es menos estrafalario. Sencillamente lleva cuernos y saluda con los primeros versos de Simpathy for the devil. V es un artista, un artista que crea su obra con personas de carne y hueso.

view.php

            Porque V es, sobre todo, un gran manipulador. Hay algo incómodamente común entre los grandes monstruos shakesperianos, Yago y Edmund, y V. Todos ellos son los dramaturgos, los que convierten al resto de personajes en peones. Finch, en su detallado informe al Líder, con el que se cierra el Libro I, ya nos da una idea de lo vasto que tal vez sea el plan de V. Cuando éste finalmente se nos revela, comprobamos que todo lo previsible, todo lo susceptible de planificación, de cálculo, ha sido previsto, planificado y calculado por el misterioso terrorista.

            La superior cultura de V se nota en cada detalle, incluido el lenguaje. Nadie en el comic habla con su riqueza. Evey, Finch, Dominic, el Líder y el resto son bastante prosaicos, comunes. Hablan coloquialmente. Sólo el despreciable obispo Lilliman usa de un estilo engolado y pseudoapocalíptico, propio de los hipócritas o de los fanáticos. Nada que ver con la variedad de registros de V, que puede ser cercano, incluso dulce, siniestramente irónico o implacable. V tiene cierta debilidad por los aforismos lapidarios, aunque su carisma, su presencia y sus argumentaciones son tan imponentes que esto deja de ser un defecto, convirtiéndose en un arma más de su arsenal dialéctico.

            El contacto con V, también en este sentido, cambia paulatinamente a Evey. La Evey acogida al inicio de la trama tiene poco que ver con la Evey que saluda al estupefacto Dominic al final. Su capacidad de introspección ha aumentado, así como su habilidad analítica. El largo monólogo interno de Evey, mientras rinde los último honores a su mentor es buena muestra de su evolución ideológica, psicológica y estética.

 eveyvendetta

            La inteligencia de V es demasiado poderosa como para no evaluar la alta probabilidad de su muerte a lo largo de su lucha contra el Estado. La mente de V es también demasiado simbolista como para no captar la necesidad de su muerte. Como he dicho más arriba, él es el Destructor. Evey es la Constructora. ¿Por qué, si no, iba V a molestarse tanto en la educación de Evey, tan perfectamente planificada como todo lo demás?

            V la salva de los Dedos, la inicia en las artes y la filosofía, acepta su ayuda en la vendetta contra Prothero, Lilliman y la doctora Surridge. Pero luego la devuelve al mundo, permite que se relacione de nuevo con ciudadanos corrientes, que inicie una relación sentimental… le permite que retome una vida corriente. Claro que la vida corriente implica sufrimiento y muerte. Cuando su amante es asesinado, Evey se deja tentar por la venganza. Y justo cuando está a punto de ejecutarla, es raptada una vez más. Entonces comienza la parte más aterradora de su formación, la prueba definitiva de la humillación, el terror, la desesperanza. Cuando Evey la supera, en una nueva vuelta de tuerca, debe enfrentarse con el mismo V o, mejor dicho, V le obliga a enfrentarse a sí misma. Hasta que, por fin, alcanza la ansiada transfiguración, en medio de la tormenta.    Es interesante el uso de los elementos primarios del fuego y el agua en las transfiguraciones del hombre de la habitación cinco y Evey. El primero, el recluso que ya apuntaba al genio, se alza como V en medio del caos, del incendio. Evey, en la lluvia.

Theme_Pic_2_(EC)

            Fuego y agua son símbolos habituales del Espíritu. No hay una jerarquía, ni una necesaria connotación negativa del primero frente al segundo. Pensemos en las lenguas de fuego de Pentecostés y en el agua del bautismo.  Juan el Bautista advertía que el Mesías bautizaría con fuego y Espíritu Santo. Junto con el aire (la misma palabra griega para espíritu significa “viento”), agua y fuego son signos de lo trascendente.

            Ahora bien, es innegable que, en nuestra mente colectiva, el fuego evoca adjetivos de violencia. El fuego es agresivo, el fuego consume, el fuego purifica mediante la destrucción de lo corrupto. El agua sana, el agua limpia, el agua, incluso en su forma de tempestad, incluso en su manifestación más tremenda, implica dación de vida, más que devastación.

            Por eso, es lógica la elección del fuego terrible para la ascensión de V y la lluvia para la transfiguración de Evey. Evey no mata. Más adelante, V le ofrece la posibilidad de vengarse, de enviar una rosa (la tarjeta de visita de V) al asesino de su amante. Coger una flor no es gran cosa. Es tan fácil como irrevocable, dice V, añadiendo, Entiende qué es lo que se te ofrece y haz lo que desees. Evey toma su decisión: Que crezca.

            ¿Está V enamorado de Evey o Evey de V? ¿Es relevante esta cuestión o me la planteo por exhaustividad? Más bien lo segundo. Pero voy a dar mi opinión, de todas formas.

            V no está enamorado de Evey. Cierto, afirma que la ama, pero enamorase no es lo mismo que amar y además hay muy diversas formas de amor. V ama a Evey como Humanidad renacida y libre. Tal vez, no estoy muy seguro, también como persona concreta.

            Tampoco creo que Evey esté enamorada de V. Está fascinada por él, cosa comprensible. También amedrentada, durante mucho tiempo. El sueño en el que visualiza a V como un polichinela psicótico no es que dé mucha tranquilidad sobre el enmascarado.

            Sí es cierto que hay un inicio de relación paterno-filial. Evey incluso pregunta directamente a V si éste es su padre. Él lo niega. Al final de todo, la joven desenmascara imaginariamente a V varias veces. Una, la última, V es su padre. Pero esta posibilidad es rechazada junto a las anteriores. Imaginar, por un segundo, que V fuera en verdad el padre de Evey me produce escalofríos. Por fortuna, aquí escribe Alan Moore.

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: