Con un vaso de whisky

febrero 15, 2011

College Roomies From Hell!!! (III): El Dragón y el Adversario

Filed under: Divagaciones — conunvasodewhisky @ 9:18 pm
Tags: , , ,

            Con semejante título, en CRFH las fuerzas de la oscuridad deberían estar marchando jovialmente sobre la faz de la Tierra. Sin embargo, durante bastante rato, los únicos secundarios medio infernales fueron Waldo, Steve y un par de demonios completamente ridículos de los cuales, por suerte, no hemos vuelto a saber. Mucho más tarde apareció en escena Vernon Damascus, multimillonario quien, pese a fumar puros, llevar traje, realizar experimentos enloquecidos y disponer de una base secreta a lo Doctor No ha sido incapaz de ingresar en mi club de villanos, ni siquiera en condición de invitado de temporada.

            La verdad sea dicha, hubo una época en la que consideré a Mike Green como el mayor exponente de la maldad en CRFH, opinión que Dave y Roger apoyarían con vehemencia. Posteriormente admití a su hermana Blue como otra buena manipuladora. Me gustaba que dos de los protagonistas aportaran un grado mayor o menor de malevolencia. Además, encaja de maravilla con las épocas cómicas. Ahí tenemos a Bender en Futurama o a Stewie en Family Guy como escogidos ejemplos.

            Sin embargo, los hermanos Green habían aprendido en casa y en casa mandaba su señora madre. Hazel Green se resistió a dejarse ver. Aun cuando Mike habla por teléfono con ella casi desde la primera tira (siempre contra su voluntad), al principio no tenemos muchos indicios para diferenciarla de cualquier otra madre con un hijo en la universidad. Y cuando Mike se estremece al pensar en su hogar, los lectores pueden suponer que se trata de una humorística exageración. Es posible que hasta la misma Campos lo creyera así.

            Pero Madame Green no es conocida entre su progenie como el Dragón por nada. Con su figura de modelo, sus maneras aristocráticas, sus vestidos impecables, su fortuna fabulosa y su mente retorcida es capaz de dejar convertido a su digno descendiente en una hoja temblorosa con sólo sonreír. Cubre meritoriamente el papel de villano irónico y también cómico.

            Porque, aun si CRFH se hubiera mantenido exclusivamente en el campo del humor, Hazel no sería muy diferente. Después de todo, actúa, en esencia, como una madre cualquiera: tiene puesto un ojo vigilante en el hijo fuera de casa, otro en la hija a punto de irse de casa, otros cinco en sus respectivas amistades o escarceos amorosos, dispuesta a proteger a los suyos incluso a pesar de ellos mismos. Es una elegante Mamá Gallina maquinadora, despiadada e implacable. Y eso es una veta humorística, si se sabe aprovechar.

            Malvada como Dios manda, Hazel Green es una mujer solitaria. Sí, tiene a su alrededor varios siervos (sus hijos naturales o adoptados, aparte del mayordomo, enamorado sin esperanza y con mucha corrección); sí, se deja cortejar por Damascus, inferior a ella desde todo punto de vista. Pero los únicos que muestran una capacidad intelectual para el mal parecida a la suya, Mike y Blue, tratan de poner toda la distancia posible entre ellos y la temible matriarca.

            Lo cual es frustrante y divertido a partes iguales para el Dragón. En efecto, si sus vástagos no lucharan contra ella, los consideraría en bien poco. Además, así jugar con Dave, April o Marsha resulta más entretenido. Por otro lado, si confiamos en el poder de los sueros de la verdad, Hazel quiere sincera, genuinamente a sus hijos. Lo cual, supongo, es de poco consuelo en una familia cuya máxima muestra de cariño es el lavado de cerebro.

            Cuando el drama y la comedia se mezclan o el primero logra la primacía (ya lo estudiaremos), Hazel sabe mantenerse. Sus planes de venganza, sus estudiadas torturas aparecen en los arcos menos cómicos. Ella sonríe fríamente. En las tramas serias siempre es agradable que el antagonista sepa burlarse del sufrimiento ajeno. Madame Green se burla a base de bien, lo cause ella misma o no.

            Hazel Green tiene además una ventaja: podemos contar con su presencia, independientemente de que Campos apueste por la trama, por las bromas o por los personajes. Porque si hay trama, ¿quién mejor que ella para estar tirando de los hilos, si exceptuamos al Adversario? Si de chistes se trata, ¿quién mejor que ella para complementar a Mike y a Blue en un trío de conspiradores enfrentados? Si de personajes, ¿cómo va a desaparecer la carismática madre de dos protagonistas, con la que toparán sus amigos, novios o conocidos? El Dragón, espero, no se va a ninguna parte.

            Pese a toda su astucia y malicia, Hazel no ocupa la cima del Mal en CRFH. Ese puesto, por derecho propio, pertenece al otro gran antagonista. Al Adversario. Al Diablo.

            Como ya dije en otros artículos, la palabra Satán puede significar tanto “Acusador” (así, en el Libro de Job) como “Enemigo”. O Adversario. Campos ha empleado el término con gran escrúpulo etimológico. Y, como ya diré, el Adversario introduce, con su primera aparición, el drama en CRFH. Si Hazel sale en escena, uno puede esperar un chiste o una atrocidad. Cuando aparece el Diablo, sólo lo segundo. Aunque, eso sí, él se lo pase de miedo.

            Pocos personajes han sido más descritos, dibujados, presentados o sugeridos que el Demonio. Los matices y variantes son innumerables, aun cuando, en los últimos años, se ha puesto de moda rescatar al Satán miltoniano, sobre todo según las ilustraciones de William Blake. Ese Lucifer hermoso, aristocrático, individualista fue el que puso en juego, con enorme acierto, Neil Gaiman en la saga The Sandman y el que retomó Mike Carey en su respetable spin-off.

            Campos, en cambio, ha escogido uno de sus aspectos tradicionales: el que podemos ver en muchas pinturas medievales o en esas dos siniestras obras de Goya que son El Aquelarre y El Gran Cabrón.

            Envuelto en un gran manto oscuro, un anillo señorial en la mano, cabeza de carnero o toro, ojos ardientes, sonrisa llena de colmillos, con el añadido de un cigarro o un pitillo (más puros y menos cigarrillos, sería mejor). Así se manifiesta el Príncipe de las Tinieblas, cuando no anda poseyendo a algún desgraciado.

            La imagen es el espejo del alma, en esta ocasión. Si el Lucifer de Gaiman y Carey, con un eterno gesto desdeñoso, observaba el cosmos entero como una fuente inagotable de tedio y, aunque capaz de arrasar una dimensión entera sin pestañear, jamás se interesaba por las vicisitudes de los meros mortales, el Satán de Campos se involucra activamente en la vida de esos mortales y ve el universo como un lugar lleno de diversiones.

            “Es un hijo de perra y le encanta”. Así describió Cels Piñol a Killer Dog, en Fanhunter. Campos podría haber usado exactamente las mismas palabras con su Diablo. Mientras que Madame Green actúa invariablemente por un motivo concreto, con un fin que, a sus ojos, justifica cualquier medio (bien es verdad que regodeándose en esos medios), siempre me ha dado la sensación de que el Adversario considera sus medios como fines en sí mismos, independientemente de sus proyectos a largo plazo.

            Las apariciones del Demonio están muy medidas. Sea convocado o se invite a sí mismo. En varias ocasiones no queda claro si ha intervenido o no. ¿Era todo una pesadilla provocada por la fiebre o unos hongos azules? ¿O es que, sin un lord Morfeo vigilando, Satán se infiltra en los sueños para torturar a sus juguetes? Y, en cualquier caso, ¿por qué los tortura?

            Margaret, en un inicio, parecía ser su objeto exclusivo de atención. Dave tuvo la poco inteligente idea de andar enamorado de ella. Y el Adversario se divirtió como un enano con ellos dos. Ahora bien, llegado un momento, reconoció ante una espantada Margaret que las razones por las que la había acosado durante tanto tiempo no eran tales. Desde entonces, Satán se ha desinteresado de ella. Aunque vayan ustedes a saber: el Diablo de Campos se toma el título de Padre de las Mentiras muy en serio.

            Cuando ya casi todo el mundo se había olvidado de él, Satán reapareció tan atroz como siempre: ahora era Mike en quien fijaba la mirada. ¡Mike contra el Demonio! Esto me provocaba un conflicto de simpatías más grande aún que en los duelos internos de la familia Green. A lo largo de esta partida, aún irresuelta, en el que el Adversario parece jugar con cinco barajas distintas, repletas de cartas marcadas, se ha ido haciendo cada vez más claro un aspecto del pasado de Mike, el cual hace inclinar la balanza hacia la hipótesis de que el Diablo, al fin y al cabo, sí tiene un plan maestro. Aspecto, por cierto, que me hizo estremecer un poco y que ahora voy asumiendo, aunque a regañadientes. Salvo que sea una nueva treta.

            Menos refinado que Hazel Green, más dispuesto a mancharse las manos, el Adversario es un titiritero aún mayor que el Dragón. Manipula los sentimientos de sus víctimas, las hace bailar a su son sin que ni siquiera se den cuenta y, cuando sus ataques parecen frustrados, sus enemigos tienen la lúgubre sospecha de que él ha vuelto a ganar, de algún modo.

            Es plausible que el Dragón y el Adversario, quienes nunca se han visto las caras, que sepamos, pero, a estas alturas, ya metidos en el mismo juego, acaben siendo los dos poderes enfrentados, con todos los demás personajes a modo de peones. Bueno, aquí me he dejado llevar por mis fantasías, lo admito. Aunque sería divertido contemplarlo. Eso sí, el Diablo tiene una gran ventaja: es el único personaje que carece de sentimientos y es un adicto a la guerra total. Igual que el Joker. Ya sabemos de lo que resulta capaz alguien así.

            Si hasta el Dragón tiene sus puntos débiles, ¿qué va a ser del resto?

1 comentario »

  1. woooOOOOO!!

    Comentario por Ermi Jeronimo H — marzo 1, 2012 @ 10:07 pm | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: