Con un vaso de whisky

enero 31, 2011

College Roomies From Hell!!!(I): Aproximación

Filed under: Divagaciones — conunvasodewhisky @ 3:07 pm
Tags: , ,

            Si llegó a mi conocimiento la existencia del webcómic de Maritza Campos CRFH (por abreviar) fue gracias al señor Morán. Así que, hace un par de años, con cierto escepticismo (es mi política ante las recomendaciones del señor Morán y no dudo que hace lo mismo con las mías) me puse a leer sus tiras. Recuerdo esas viñetas, ya veteranas cuando las leí por primera vez, trazos negros sobre un fondo blanco y vacío, dibujos aún bastante burdos. ¡Si hubiera sabido entonces lo que crecerían esos dibujos! Pero recuerdo, sobre todo, que me pasé una tarde entera leyendo una tras otra. Y luego otra tarde. Y otra. Y las que hicieron falta para devorar lo que estaba disponible.

            Mientras era testigo de la evolución del webcómic, comprendí la confesión pública de Morán: “Uno de mis favoritos, el primer webcomic que leí y el primero que sigo leyendo todos los días.” No ha sido el primero que yo he leído, pero desde luego está entre mis favoritos.

            Tanto que, hace unas semanas, decidí someterlo a la prueba de Oscar Wilde: ver si resistía otra lectura. ¿La ha superado? Esa lectura ha provocado este artículo y los que le seguirán. ¡Qué alegría al reencontrarme con todos los compañeros de cuarto! ¡Qué grandes clases da el señor Dover, calificado por todos sus alumnos como an incredibly sadistic bastard (es profesor de Cálculo, por Dios)! ¿Y qué decir de Pepe, Fluffy y los diálogos nocturnos en una bañera de Roger con sus mascotas? ¿O de Mr. Hand, a quien echo tanto de menos? ¡Ah, toda la familia Green, los platos mortales de Marsha, los gemidos de Dave, Margaret y su arsenal…! Podría seguir, podría seguir.

            Vamos a ver, que nadie se llame a engaño. No entren ustedes en el webcomic pensando que les espera Will Eisner, o Neil Gaiman en sus días inspirados (que me temo ya han pasado). Dicho esto, sin embargo, Maritza Campos posee talento, imaginación, ingenio y un considerable dominio del diálogo y el ritmo. ¿Les parece poco? Además, del riguroso blanco y negro, tras una etapa de transición con ciertas limitaciones técnicas, se llegó al color pleno, salvo cuando interesa emplear de nuevo, con más habilidad, el blanco y negro. Este webcomic agradece el colorido.

            Bueno, para el no iniciado, ¿qué es CRFH? La descripción más habitual que he leído y oído es “una mezcla entre Friends y Lovecraft”. En fin, yo no habría elegido a Lovecfraft, un escritor con un estilo demasiado marcado y una cosmología demasiado particular. De hecho, uno de los gritos de guerra de CRFH (The Horror! The Funky Horror!) está basado en la más famosa obra de Joseph Conrad, no en Lovecraft. Pero la idea que se intenta comunicar es una combinación entre la reina de las sitcoms norteamericanas y los géneros de horror y aventura. Ahí puedo estar más de acuerdo.

            Ahora bien, CRFH, como ya he dicho, creció y sigue creciendo. Está en proceso, espero que aún por mucho. Como dicen los de mi gremio, es una realidad in fieri. Este webcomic fue desperezándose, extendiendo los brazos, de tal modo que, aunque sus personajes son los que conocimos cuando trataban de encontrar un piso donde sobrevivir, han cambiado. El webcomic ha cambiado. No se mantiene en una especie de burbuja. Si el lector novato lee unas cuantas tiras del primer año y salta a continuación hasta la actualidad tardará un rato cerrar la boca.

            Conviene que haga unas cuantas advertencias. En primer lugar, seguramente tendré que destripar partes de las tramas. Resulta casi imposible hacer un estudio mínimamente profundo de cualquier obra de ficción sin desvelar algo de lo que ocurre en tal obra. No por ello voy a dejar CRFH desnudo, ni mucho menos arruinaré el placer de leerlo. Sin embargo, sería lógico que ustedes quisieran ponerse al día antes. Como CRFH no vive sólo de tramas, no obstante, tampoco resulta imprescindible.

            Al leer o examinar una obra, cada lector y cada crítico sacan sus propias conclusiones; legítimo, pero casi todos quieren además usar la obra para hurgar en el cerebro del autor. Me mantendré lo más alejado posible de esta tentación, que es, además, un error. Los escritores no son sus personajes o no tienen que serlo. Puede que, en parte como recurso estilístico, haga referencia a las intenciones de Maritza Campos al planificar de determinada manera su obra, o al tratar a tal o cual personaje. Serán siempre especulaciones mías. Claro que agradecería escuchar otras voces sobre mis especulaciones y, aún más, la de la propia Campos. Por desear, que no quede. Ocurra esto o no, la voz de estas líneas será la mía, aun cuando trate de no imponerme a la obra.

            En cuanto al plan de batalla, que puede desviarse más o menos, pretendo examinar tanto a los protagonistas y sus relaciones entre sí y con otros como los equilibrismos que CRFH hace entre humor y drama, trama y personajes. Hay tela que cortar. Pongámonos a ello.

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: