Con un vaso de whisky

marzo 11, 2010

IX. Cambio de impresiones

Filed under: Reino y República — conunvasodewhisky @ 10:56 pm

           UNA VEZ ACOMODADOS EN DORMITORIOS SEPARADOS, ambos pensados para los más altos dignatarios, Dougal se reunió con Edmund en la pieza de éste. El Juez estaba colocando finos hilos, que sacaba de un traje del armario, en algunos cajones.

            – Bueno, eso te dirá si te han registrado, pero no lo evitará.

            – Por eso voy a guardar lo importante tras una baldosa de la pared.

            El rastreador, satisfecho, se sentó en la cama mientras Lukas seguía con su maniobra de distracción.

            – Cada día me sorprendes de una manera distinta. Vinimos a las Islas, sin decir una palabra a nuestras autoridades y a toda prisa, para atrapar a nuestros fugitivos. Cuando llegamos a Orchar no paraste hasta encontrar al contramaestre del Vieja Madre. Y luego te quedas tan tranquilo cuando tenemos que venir hasta este palacio.

            – No podíamos desairar a una Tetrarca.- contestó el joven, incorporándose- Esto ya está.

            – Cierto, no podíamos evitar venir aquí. Pero, ¿aceptar la invitación para quedarnos? Eso no es propio de ti.

            – Todas las guarniciones de las Islas van detrás de Ailin y los suyos. Pensé que agradecerías quedarte aquí. ¿Prefieres recorrer los caminos?

            – Pues, hombre, más bien no.- el viejo capitán bufó- No trates de usarme como excusa. Nuestra comodidad nunca te ha importado un bledo. Con cierta parte de razón, lo admito.

            – Si hubiese rechazado la invitación de la Tetrarca, la hubiera ofendido. Lo que me aconsejaste en Nicolia respecto a Horst lo he aplicado aquí.

            Dougal fruncía el ceño: las explicaciones de Edmund no eran débiles; no obstante, tampoco le resultaban totalmente convincentes.

            – Además,- continuó el Juez Errante, tomando asiento junto al capitán- no he dejado la caza de Ailin sólo en manos de los isleños.

            – ¿Qué quieres decir?

            – No alces la voz.- Edmund se pasó la mano por la cara- Los Segadores van tras ella.

            Dougal logró dar a su susurro toda la expresividad de un alarido.

            – ¡Los Segadores! ¿Los Segadores? ¡Y me lo sueltas así! ¿Desde cuándo tienes tratos con los Segadores?

            – Desde que abandoné la Escuela, prácticamente. Ya había oído hablar de ellos. Decidí que convenía ponerse en contacto. He de decir que nos han resultado muy útiles.

            – ¡Los Segadores!- Dougal estaba indignado- ¡Fueron proscritos por el Consejo, Edmund! ¡Por el amor del cielo!

            – Son una herramienta. Y útil, por cierto. Si me sirven para atrapar a Ailin, perfecto. Les di instrucciones en Orchar. En territorio de la República debían ser cuidadosos, pero en las Islas tienen más libertad. No hay relación visible conmigo, así que no tenemos nada que temer. Por tanto, podemos esperar en este palacio a que nos sirvan en bandeja de plata a la Reina sin Trono.

            – Santo cielo, Edmund. Has perdido el juicio. Si te atrapan, tendrás suerte si sólo te destituyen. Y son los Segadores, por encima de todo. Es inmoral.

            – Basta de mojigaterías. Si crees que he actuado mal, denúnciame.

            Stephen Dougal se levantó, caminó hasta la puerta y se giró hacia su superior.

            – No, no te denunciaré.- dijo, con tono árido- Cuando volvamos a la República, sin embargo, tendrás que tomar una decisión. Si quieres tener a los Segadores por ayudantes, prescinde de mí.

            Edmund le lanzó una mirada indescifrable.

            – Ya lo hablaremos. Ahora, disfrutemos de la hospitalidad de Elspeth Voe. Deja de preocuparte.

            El rastreador, sin añadir una palabra más, salió. El Juez se tumbó en su cama. Cerró los ojos. La figura de Elspeth Voe danzó por su cabeza.

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: