Con un vaso de whisky

diciembre 4, 2009

Correspondencia (IV)

Filed under: Reino y República — conunvasodewhisky @ 1:59 pm

            CARTA del general Ludwig Krier al coronel Frank Horst

 

            Mi estimado Horst

            He conversado con mis contactos en la Junta de Comerciantes de Izur. Conociéndole como le conozco, estoy convencido de que no es una novedad para usted si le informo de que una circular muy favorable a nuestros intereses ha sido remitida a las demás Juntas y que, en general, éstas han reaccionado positivamente.

            Con el apoyo de las Juntas, pocos bancos se mostrarán reacios, pues ya sabe que si los comerciantes ven posibilidades de beneficios, los banqueros les siguen sin perder un instante. Los mayores obstáculos han sido, por tanto, removidos.

            Ha llegado el momento de dar un golpe decisivo. En la Gran Asamblea los ánimos están cada vez más de nuestro lado, pero esos parlamentarios son cambiantes. Hay que golpear el hierro cuando está caliente. Por ello, considero de extrema importancia su presencia en la capital. Debe usted asistir como invitado a una sesión de la Asamblea, para fortalecer a nuestros apoyos y convencer a los indecisos. Sé que no son de su agrado estas manifestaciones propias de políticos y charlatanes, pero es imperativo. Si no habla usted, podemos perder el apoyo ganado o, cuanto menos, ver retrasadas las operaciones largo tiempo, quizás para siempre. Deje a un colaborador eficaz al frente de Nicolia y venga cuanto antes.

            ¡Larga vida a la República!

 

            MENSAJE PRIVADO de lord Gregor Jescheck, Señor de Cuatrocaminos, a Pieter Rümelin, su senescal en Salto de Agua

 

            Mi buen Pieter,

            No tengo más que alabanzas para vos y vuestra administración en la zona más rica de mis dominios. Gracias a servidores de vuestro talento, el Condado de Tresina será pronto el más próspero de los Señoríos. No he dejado de apreciar la magnífica cesta de frutos variados que enviasteis junto a los últimos balances; os aseguro que se le hizo justicia en mi mesa. Apenas podría decidir cuál de mis hijos disfrutó más con su contenido, así como con los presentes de los que les hicisteis objeto. En cuanto a mí, querido Pieter, semejantes números son regalo más que bastante.

            Precisamente porque sé valorar vuestras habilidades como gestor, me repugna, en parte, la misión que debo encomendaros. Pero si sois un buen administrador, vuestras habilidades como embajador no se quedan atrás. Por tanto, disponed lo necesario para que la zona a vos confiada quede competentemente guardada y montad el caballo más veloz de los establos. Con una escolta adecuada, cabalgad hasta Bosquedesnudo. Enviad en el momento de vuestra partida una paloma mensajera a lord Helmut, solicitando audiencia y advirtiéndole de vuestra próxima llegada.

            Han llegado rumores hasta mí, Pieter, de que la bastarda de Helmut ha abandonado el castillo de su tutor. En otro Señor no me importaría, pero Helmut se ha tomado muchas molestias con ella. Ha ocultado su condición de hija ilegítima, la ha hecho pasar por huérfana, la ha adoptado, con la aprobación de su esposa. ¿Y ahora se escabulle?

            Investigad cuanto podáis. Oficialmente, acudís para preparar el cercano Concilio. El más seguro servidor de lord Jescheck, conde Tresina, negocia los temas dignos de debate, las formas y el protocolo, con lord Helmut, el Señor más relevante de los contornos, junto al Señor de Cuatrocaminos. Que lord Helmut invite a cuantos aliados y amigos desee a participar en tales trabajos preparativos. Alargad vuestra estancia en Bosquedesnudo, dentro de lo prudente, hasta que logréis averiguar si en efecto la bastarda se ha ido y por qué razón.

            Dejo el asunto en vuestras fiables manos.

 

            MENSAJE del comandante del puerto este de Orchar a la tetrarca Elspeth Voe

 

            Alteza,

            Esta mañana un navío de la Armada de la República de Izur ha solicitado permiso para atracar en el puerto cuya vigilancia habéis tenido a bien encomendarme. Dado que la República es amiga de las Islas y de Vuestras Altezas, los Tetrarcas, he considerado prudente concedérselo. De este navío desembarcaron dos funcionarios republicanos. Pidieron una conversación privada conmigo y en ella me confesaron ser un Juez Errante y su auxiliar. Al parecer, un fugitivo ha pasado de la República a las Islas. El Juez solicita permiso para continuar su persecución en vuestro territorio y el auxilio de vuestras tropas. Les he concedido autorización para moverse por la ciudad, en espera de vuestras instrucciones. Los soldados y marinos republicanos pueden descender para aprovisionarse, siempre desarmados. Desde luego, Sus Altezas, los Tetrarcas, serán informados de este suceso, a su debido tiempo.

            Quedo a vuestras órdenes.

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: