Con un vaso de whisky

septiembre 20, 2009

¡Anunciado en televisión!

Filed under: Divagaciones — conunvasodewhisky @ 10:16 pm

        atv2    Hace unos artículos divagaba yo sobre el humor y el ingenio, de la mano de Chesterton y con la otra agarrando el pescuezo del señor Morán. Mencionaba las apariciones del señor Morán en El Jueves. Confiaba en que lo del señor Morán y El Jueves no hubiesen sido un par de noches apasionadas en un motel de mala muerte. Había indicios de que aquello podía convertirse en una relación destructiva con ribetes sádicos y vampirismo emocional de regalo. Los indicios se están convirtiendo en certidumbres.

            Porque, efectivamente y sí, el señor Morán tiene su rincón. Sección propia, en la que ejerce de guionista. El dibujo corre de la cuenta del señor Ágreda. Un dibujo muy colorido, muy colorista y muy irónico. Coherente con los guiones. Luego vuelvo a esto.

            La cosa está en sus inicios; los inicios prometen. Cumple una regla casi infalible, sagrada: si el primer capítulo, la primera entrega es la más floja, vamos por buen camino. Cada semana ha mejorado. Tengamos esperanzas. El trabajo previo de los implicados las fundamenta.

            Morán tiene hueco, en coposesión. Sin duda, hay mucha gente que se alegra de ello más que yo. Empezando por él mismo. Y sus familiares, que observan incrédulos y alegres cómo las miles de páginas sacrificadas por su vástago han servido para algo, al fin. Familiares que se cuidarán muy mucho de observar que el bueno de Sergio no sólo escribía, sino que también dibujaba. ¡Ah, la diplomacia familiar! O sus amigos más íntimos, que se encargarán de recordárselo una y otra y otra vez. ¡Ah, la sinceridad amistosa! ¡Cuántos asesinatos justifica!

            Ocupando mi lugar en la cola, yo me alegro después de los preferentes. Me alegro porque así tengo otro artículo, me alegro porque durante unos minutos más a la semana me río y me alegro porque la ironía y el absurdo van reconquistando El Jueves. ¿Por Morán? Sí, bien. De acuerdo. Me alegro por Morán.

            Bueno, entremos en materia. ¡Anunciado en televisión! es una página encargada de viviseccionar la publicidad, en especial (sorpresa, sorpresa) la publicidad televisiva. Parece una labor sencillita, ¿eh? Algo fácil, para un novato. Pues no.

            Para empezar, por el objeto. La publicidad se las trae. Porque sobre ella ya han opinado centenares de columnistas. Ya la han criticado docenas de ensayistas. La han acribillado miles de cómicos. La publicidad ha hecho publicidad burlándose de la publicidad. Así que sacar una página semanal sobre algo tan estudiado, humillado, golpeado y exprimido como la publicidad no es tan fácil. No si se quiere lograr una calidad razonable.

            En segundo lugar, por el enfoque. ¿Desde el humor o desde la sátira? ¿O desde ambos? ¿Es ¡Anunciado en televisión! una obra humorística o ingeniosa?[1] En general, es ingeniosa. El concepto es ingenioso, la intención es satírica. Morán y Ágreda, cada cual con sus armas, son parte de la legión de fustigadores. Sin embargo, no se limitan a lo irónico. Nos dan golpes de humor. Dejan que el absurdo se ponga al servicio del ingenio. Podríamos decir que el Ingenio golpea a veces la cabeza de la Publicidad con un enorme bate llamado Absurdo.

            Haber realizado una sección completamente absurda hubiera sido digno de verse. Más que nada porque no conozco obra artística, salvo alguna composición poética, que sea absurdo puro. Haberse mantenido en los límites de la sátira hubiera tenido también mérito: las limitaciones autoimpuestas obligan a afilar el cerebro, requieren esfuerzo, pueden salir grandes cosas de él. Aunque si gracias al absurdo tenemos los maravillosos coleccionables del tercer número (semana del 14 al 20 de Septiembre), aquí paz y después, gloria.

            La tercera gran amenaza sobre ¡Anunciado en televisión! proviene del mismo El Jueves. De la joya de la corona. De ¡Para ti, que eres joven! Las comparaciones son odiosas y divertidas: la nueva sección de Morán y Ágreda guarda similitudes con el corazón de la revista.[2] De hecho, ¡Anunciado en televisión! podría haber sido un especial de ¡Para ti que eres joven! Aunque la estructura de ambas secciones no es idéntica, ¿de verdad nadie se imagina a la Rubia y al Presentador  rondando por las páginas de Fontdevilla y Monteys? Esto no es un reproche: es una alabanza. Ser una especie de sombra de Monteys y Fontdevilla es uno de los menos grotescos sueños húmedos del señor Morán. Que lo niegue, si se atreve.

            Entonces, ¿dónde está el peligro? Pues, precisamente, en que esta sección quede bajo la sombra de sus mayores para siempre. Que no logre tener su propia personalidad. Ya, ya, eso se puede decir de toda obra en todo momento y lugar. Nadie escribe, dibuja o esculpe cocos sin influencias. Los genios logran dar una vuelta de tuerca y sublimar esas influencias en algo nuevo. Los más grandes logran incluso liberarse de esas influencias. La gente de talento domina sus influencias, las controla. Pero hay gente de talento que cae, y pasa de ser creadora a ser repetidora. Ése es un peligro monstruoso, con una enorme boca bostezante. Como gente de talento, Ágreda y Morán están amenazados por él.

            Aunque hay otro mayor. Y es que Monteys y Fontdevilla hayan leído ese librito, El Príncipe, donde el viejo, sabio Maquiavelo dice: Es necesario ser un gran simulador y disimulador; y los hombres son tan simples y se someten hasta tal punto a las necesidades presentes que el que engaña encontrará siempre quien se deje engañar. Cada uno ve lo que parece, pero pocos palpan lo que eres. Así ellos verán, detrás de las sonrisas y las reverencias de Ágreda y Morán, sus siniestras intenciones. Y que lo que tomaron por un homenaje, un reconocimiento, es, en realidad, un paso hacia el trono. Claro que Maquiavelo también da su advertencia a los aspirantes: A los hombres se les ha de agasajar o aplastar, pues se vengan de las ofensas ligeras ya que de las graves no pueden: la afrenta que se hace a un hombre debe ser, por tanto, tal que no haya ocasión de temer su venganza.

            En la redacción va a haber un ambiente desenfadado. Viva y bravo.

 


[1] Uso estos términos en el sentido que Chesterton les da. Me he explayado al respecto en Dictamen sobre ¡Eh, Tío! ¿Que de qué estoy hablando? Mire un poco más abajo en esta Categoría.

[2] Opinión subjetiva, valga la redundancia: creo que ¡Para ti, que eres joven! es la única sección intocable (junto a The Timos). El día que desaparezca, El Jueves debería sacar un número especial necrológico y guardar luto un par de lustros.

Anuncios

2 comentarios »

  1. Tronco, deja de poner notas con links, porque salen todas mal!

    Comentario por Naezel — septiembre 21, 2009 @ 8:56 am | Responder

  2. Es verdad, vuelvo a decirlo y a disculparme, los links de las notas no funcionan; trato de usar las menos notas a pie de página posibles. De hecho, como wordpress no deja usar links, mi intención es no usarlos, pero decide colocarlos por su cuenta. No da más que alegrías.

    Comentario por conunvasodewhisky — septiembre 21, 2009 @ 6:19 pm | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: