Con un vaso de whisky

septiembre 7, 2009

Grandes series: Twin Peaks

Filed under: Divagaciones — conunvasodewhisky @ 11:45 am
Tags:

       twinpeaks2     Estoy convencido de que el padre y la madre de Expediente X es Twin Peaks. Toda la serie es un expediente X, muy largo, muy complicado, extraño más allá de cualquier descripción. David Lynch y Mark Frost nos dejaron en este pequeño pueblo que rebosa sucesos impenetrables, con sociedades secretas, gente que tiene un plan tras otro y tal vez cuatro más en reserva y secundarios estrafalarios. Hay pocos personajes normales y la verdad es que nos sobran, porque, además, son unos sosos bastante tontos.

            Kyle MacLachlan, el Agente Cooper, es antecedente directo de Mulder el Siniestro, un hombre del F.B.I. apasionado del café y las tartas, obsesionado con el Tíbet, la sabiduría oriental, el mundo de los espíritus y los sueños, que tiene visiones y se comunica con seres oníricos, convertido en una suerte de paladín contra las oscuras fuerzas que se ocultan en los bosques y en la ciudad. Sus amigos y compañeros, con el sheriff Harry S. Truman a la cabeza, tampoco tienen desperdicio: si ellos ven a Cooper como un excéntrico genial (que lo es), los espectadores no podemos colocarlos en el terreno de la normalidad.

            A medida que avanza la serie y las largas sombras del pasado se proyectan, a medida que las víboras de Twin Peaks (y son muchas) se traicionan entre sí, a medida que lo sobrenatural, lo extraño, lo inexplicable se hace con el control, a medida que el mal estrecha el cerco, quién mató a Laura Palmer nos parece cada vez más intrascendente. El asesinato es curiosamente reconfortante: quiere decir que aún queda algo fiable en esta tierra. Homer Simpson, mientras la veía en televisión, lo resumió de forma magistral: “¡Sensacional! No tengo ni la menor idea de lo que está pasando.”

            Hasta que nos dicen quién mató a Laura Palmer. Ya habíamos visto la primera temporada y estábamos a mediados de la segunda. Entusiasmados, seducidos por Twin Peaks y sus habitantes. Caemos en la cuenta de que ese enigma seguía siendo el motor de la serie. Pero los astutos ejecutivos de la ABC querían que se desvelara. E insistieron, después, en alargar la segunda temporada más allá de todo lo estirable. Entonces, Frost y Lynch dejaron a su criatura con la niñera. Una niñera incompetente.

            Tramas terciarias sin sentido ni gracia empezaron a minar los cimientos. Las secundarias no se desarrollaron bien, ni lograron hilarse con la principal. Cada vez más extraños visitaban el pueblo (sólo el Agente Albert y el Supervisor Gordon, interpretado por el mismo Lynch, eran siempre bien recibidos). Ahora el Mal ya no estaba en el bosque, ni el misterio en el pueblo, sino que venía a él desde el exterior, devaluando al pueblo y a sus pobladores. Un villano sin brillo apareció de repente, lastrando más aún las tramas. Se dieron explicaciones de folletín barato para lo inexplicable, que, como sabe todo el mundo, tiene mucho más encanto si no se explica. Los protagonistas y secundarios de la primera temporada trataban a la desesperada de mantener la serie en pie.

            Lynch y Frost volvieron al rescate. La segunda temporada finalizó con un capítulo como Dios manda. Una muestra de que para ser siniestro, inquietante e incomprensible no basta querer. Este final hizo que mereciera la pena esperar una tercera temporada, en la que se recuperara el espíritu original. Los ejecutivos de la ABC (sí, los mismos que habían montado el cirio) nos condenaron a seguir esperándola. A día de hoy, me temo que estamos esperando en balde.

            Por cierto, el Doctor Jacobi y el maquinador Benjamin Horne, es decir, Russ Tamblyn y Richard Beymer, aparecen juntos aquí muchos años después de haber participado en un famoso musical. Y David Duchovny actuó en Twin Peaks, interpretando a un agente de la DEA travesti. Ah, David Lynch…

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: