Con un vaso de whisky

agosto 31, 2009

Autopsia

Filed under: Divagaciones — conunvasodewhisky @ 12:54 pm
Tags:

     diccionario       Mañana, martes, 1 de Septiembre de 2009, se cumplen setenta años de la invasión alemana sobre Polonia. El jueves, 3 de Septiembre, será el aniversario del comienzo oficial de la Segunda Guerra Mundial. Mucho se ha escrito y se ha filmado acerca del gran conflicto militar del pasado siglo. Hay grandes películas bélicas, de espías y biográficas. Existen espléndidos documentales; ensayos, bastan y sobran para construirnos un fuerte y pasar el resto de nuestras vidas leyéndolos. La mayoría de estudios analizan las etapas de la guerra, sus batallas principales, la sociología, la economía, los sistemas políticos imperantes en los enemigos. Debaten sobre si tal o cual decisión fue o no acertada. Escrutan ese espanto, el Holocausto.

            Cuando el ensayista o cineasta no se fija en las operaciones militares, suele fijarse en la Alemania nazi. Que el Tercer Reich fuera el enemigo común (además de Japón, porque Italia era más un lastre que un miembro del Eje) da fuerza a la tesis que presenta a la segunda gran guerra como la guerra justa por antonomasia. Si en un lado del campo esperaban las tropas hitlerianas, en el otro lado tenían que estar, forzosamente, los buenos. Es obvio que la Historia nunca es tan sencilla. Que en el otro lado estaba la Unión Soviética. Que el Imperio Británico no era ningún ejemplo de respeto a los derechos humanos, más allá de Inglaterra. Que la política exterior e interior de los Estados Unidos estaba diseñada para salvaguardar sus propios intereses. Aún así, los nazis eran los nazis.

            Por eso, porque los nazis eran los nazis, su régimen se ha mirado y remirado. Y, sin embargo, muy poca gente se ha atrevido a ahondar en el mismo. Los estudios suelen limitarse a observar la figura de Hitler y sus colaboradores, su legislación o su burocracia. No van al meollo del asunto. No diferencian el nacionalsocialismo de la extrema derecha, del fascismo. No ven que está por encima de ellos en la jerarquía del mal.

            Rosa Sala Rose sí lo ha hecho. Ha cogido el toro por los cuernos. Se ha enfrentado a las entrañas del régimen más perverso del siglo XX. Al estudiarlo, ha fundamentado que era, en efecto, el más perverso. Pero que, esto es decisivo, no era inhumano.

            Porque, en efecto, aún hoy, se sigue considerando a los nazis como monstruos ajenos, seres de otra naturaleza a la humana. Sala insiste en lo contrario: en que los nazis eran humanos, muy humanos, que tildarlos de inhumanos no es más que un esfuerzo por buscarnos una coartada. Si los nazis no eran humanos, sus acciones tampoco lo eran y no volverán a repetirse. Basta ver la película La Ola, basada en hechos terroríficamente reales, para comprender que eso es falso.

            En su Diccionario crítico de símbolos y mitos del nazismo (Editorial El Acantilado), Rosa Sala disecciona la cosmovisión nazi. Una cosmovisión que toma elementos de las leyendas germánicas y escandinavas, que mezcla de manera retorcida ciencia y pseudo ciencia, magia, superstición, pseudo religión, mitologías, darvinismo social y un racismo rampante. Rastrea el origen y sentido de símbolos tales como la Espada, la Antorcha, el Hielo contra el Fuego, el Roble, la Esvástica o el Lobo. Pone en su contexto el antisemitismo y el rechazo del judeocristianismo.

            Desde el comienzo del libro (con una anécdota de lo más reveladora) vamos viendo que el sustrato ideológico, casi místico, del Tercer Reich es más hondo y más oscuro de lo que sospechábamos. El nazismo era una forma de vivir, de pensar y de sentir, que lo traspasaba todo. Cuando empezamos a comprender la magnitud intelectual de ese régimen, asombra todavía más la valentía, la independencia mental o espiritual de aquellos que se negaron a someterse.

            Es, encima, una obra estupendamente escrita, exacta, pero no pesada. Yo me la leí en una mañana de un tirón. Luego, claro, volví a releerla, a trozos, por entradas, poco a poco, gustándola. La forma es irreprochable y el fondo es fascinante.

            Este libro no sólo es un placer; es incluso un deber. Rafael Argullol, autor de un acertado prólogo, lo indica: Rosa Sala nos descubre con rigor analítico y pericia literaria la sangre negra del nacionalsocialismo. Es importante asomarse a ella para reconocer, sin filisteísmo ni renuncias intelectuales, los precipicios del horror. Para no reincidir en la caída no basta con condenar. Lo valiente es comprender.

3 comentarios »

  1. Gran libro. No como la tarantinada de Inglorious Basterds. Dirán misa los de Rotten tomatoes que yo la película me la he creído menos que las excusas del Pequeño Ruiseñor cuando le pillaron con cocaína y dijo que era para consumo personal. Bajonazo.

    Comentario por Giacomo — agosto 31, 2009 @ 4:33 pm | Responder

  2. Ni siquiera la gente de Rotten Tomatoes es infalible. En cualquier caso, me reservo mi juicio sobre la última tarantinada hasta haberla visto. Y, en su caso, la destriparemos concienzudamente.

    Comentario por conunvasodewhisky — agosto 31, 2009 @ 10:17 pm | Responder

  3. […]             Además de todo ello, el fascismo inglés de V de vendetta tiene un componente racial exacerbado que es clavado a la xenofobia y al racismo que las organizaciones ultraderechistas de nuestros días enarbolan orgullosamente. Y va más allá, acercándose al nazismo. Porque las doctrinas hitlerianas eran aún más tenebrosas que el mero racismo (una vez más, lean el Diccionario crítico de símbolos y mitos del nazismo). […]

    Pingback por Siervos y peones | Con un vaso de whisky — agosto 22, 2013 @ 3:10 pm | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: