Con un vaso de whisky

agosto 24, 2009

Grandes series: Expediente X

Filed under: Divagaciones — conunvasodewhisky @ 5:21 pm
Tags:

          xfiles1  ¿Quién no ha querido ser agente del FBI tras un par de capítulos de Expediente X? Sólo los que quieren ser fumadores compulsivos. Los Agentes Mulder y Scully son iconos de la cultura popular, pero, frikerios aparte, ésta es una de las más notables series de intriga, ciencia-ficción y terror. Lástima que no se terminara en la séptima temporada y que los productores hagan películas.

            Desde luego, los episodios autoconclusivos son los mejores. Personalmente, el del fotógrafo de la muerte me parece magnífico. O el de la muñeca diabólica, escrito, creo, por Stephen King (y eso que me encantaría ver las manos de Stephen King clavadas en alguna puerta). O ese crossover estrambótico con COPS. Aquí es donde los guionistas ponían lo mejor de sí mismos: había demonios, fantasmas, criaturas sin nombre, sucesos de los que no se nos daba explicación. Y humor.

            Porque uno de los aciertos mayúsculos de Expediente X era la capacidad de parodiarse, de reírse de sí misma: Mulder y Scully de consejeros en una película sobre ellos mismos o encerrados en una casa con bromistas fantasmas asesinos, o enfrentados a vampiros que usan dentaduras falsas… Eso además de las pequeñas bromas privadas de la serie. Como que Scully saque su arma cada dos segundos. O que Mulder, cada vez que su compañera no está, se pase el día en su despacho, pegando lápices al techo o viendo vídeos que preferiría nadie le pillara haciéndolo. Por eso, “Expediente Springfield” podría haber sido un verdadero episodio de la serie. Y de los mejores.

            Cierto, Expediente X alimentó a una nueva generación de frikis cansinos. Pero bueno, supongo que, salvo los especiales de cocina, todo puede alimentar a una o dos generaciones de frikis. Son unas criaturas muy voraces, con unos estómagos de hierro y capaces de reaparecer cuando ya creíamos haberlos erradicado. Una plaga. Por otro lado, siempre he visto a los Tiradores Solitarios como una vacuna. Con esa parodia o retrato fiel (es difícil parodiar ciertas cosas, pasa lo mismo con los pijos) dentro del espectáculo, la responsabilidad de la serie queda bastante reducida. Y, con el tiempo que ha pasado, los frikis de esta serie pasan ya desapercibidos: la manada busca pastos más frescos.

            Otro gran acierto fue el lavado de imagen que le hicieron a Gillian Anderson. Porque, vamos a ver, cójase cualquier capítulo de la primera temporada. Ahí la tenemos, como una mezcla con lo peor de Margaret Thatcher y Madeleine Albright, varias décadas más joven. Gracias a Dios que alguien dio la voz de alarma, la cambiaron de arriba abajo. Duchovny, no, siguió con sus trajes aburridos y sus corbatas de burócrata. Pero, en fin, hacía de agente federal.

            Los episodios que iban desvelando la Gran Conspiración empezaron bien, con una trama compleja, siniestra; pero se fueron desinflando. Sólo aguantaban gracias a Mulder, a Scully y al carisma de sus enemigos o aliados ciertos o inciertos, como los Tres Tiradores Solitarios, Skinner, Krycek y, por supuesto, el enigmático Fumador.

            El Fumador me parece un gran villano. Es una lástima que los cigarrillos Morley sean ficticios. Este conspirador, el enemigo eterno de los protagonistas, se nos mostró al principio como el titiritero; fue astuto por parte de los guionistas mostrarnos que también tenía que luchar a todas horas contra otros individuos tan tenebrosos como él mismo. El capítulo dedicado de forma íntegra a su historia, aunque no perfecto, estaba más que bien llevado. Y su sarcástica parodia final del discursito de la caja de bombones (véase Forrest Gump, o cómo convertir una novela ácida en una ñoñería insufrible) le ponía el broche.

            Por eso, es mejor no ver las últimas temporadas. En serio. Qué manera de destrozar la serie.

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: